Los 10 lugares más espectaculares de la Selva Negra

La Selva Negra es una de las zonas más bellas de Alemania. Muchos la conocen por los relojes de cuco y la tarta que lleva su nombre, pero la región guarda muchos más secretos en su interior. En Código Único te proponemos un viaje por los diez lugares que no te puedes perder en la Selva Negra.

Por SERGIO MUÑOZ

La Selva Negra es una franja montañosa de 160 kilómetros de largo y unos 60 de ancho en el estado de Baden-Wurtemberg, al suroeste de Alemania.

La región guarda celosamente en el interior de sus espesos bosques cascadas y ríos, lagos de aguas azules y pueblos medievales tan cuidados que parecen el decorado de una película de Disney. De hecho, más de uno ya ha sido un escenario de película…

Eso sí, ten cuidado con la época del año en la que viajes, ya que el clima de la Selva Negra es templado y húmedo.

Suele llover de manera regular durante todo el año, así que el mejor momento para visitar la Selva Negra es durante el verano: por el día las temperaturas están sobre los 20 grados , mientras que las noches suelen ser frescas. Ten a mano siempre una chaqueta y un paraguas.


Las mejores cervezas del mundo 11

Un viaje por las mejores cervezas del mundo


Acompáñanos en esta visita por los 10 lugares imprescindibles para visitar en la Selva Negra. Un lugar idílico para recorrer en cualquier época del año… Si no te importa el tiempo.

1. Gegenbach

Esta pequeña localidad es, quizá, el pueblo más bello de la Selva Negra alemana. Gran parte de su atractivo se debe a sus casas con entramado de madera y a sus cuidadas calles llenas de flores.

2. Triberg

Los relojes de cuco, uno de los emblemas de la Selva Negra, encuentran su máxima expresión en Triberg. De hecho, el reloj de cuco más grande del mundo se encuentra aquí.

3. Cascadas de Triberg

Situadas a las afueras de Triberg, estas cascadas son una de las más bellas maravillas naturales de la Selva Negra. Su altura es de 163 metros, por donde transcurre el río Gutach, dejando bellísimas estampas que mejoran aún más cuando están nevadas.

4. Friburgo

El campanario de la catedral de Friburgo, con sus 116 metros, es el edificio más alto y reconocible de la ciudad. Además, es imprescindible visitar su mercado cubierto y pasear por sus calles llenas de canales, que son conocidos como la Pequeña Venecia.

5. Ruinas de la Abadía de Allerheiligen

A mitad de camino entre Baden-Baden y Freudenstadt, estas ruinas emergen entre orgullosas y tétricas en el corazón de la Selva Negra alemana. El fuego destruyó completamente la Abadía de Allerheiligen en 1804 y ha permanecido así desde entonces.


 

Los 10 castillos más bonitos del mundo 9

Los 10 castillos de cuento más bellos del mundo


6. Ettlingen

Situada en el extremo norte de la Selva Negra, Ettlingen es una pequeña y pintoresca ciudad que bien merece un paseo.

7. St. Peter im Hochschwarzwald

Lo más llamativo es su iglesia barroca de piedra roja con dos torres gemelas. Una joya barroca que alberga además una biblioteca en estilo rococó. Los monjes benedictinos se asentaron aquí en 1093 y desde entonces no ha parado de crecer (y cambiar).

8. Freudenstadt

La Plaza del Mercado de Freudenstadt es la más grande de Alemania y el centro neurálgico de la ciudad. Es un lugar de vacaciones muy popular entre los alemanes de todo el país.

9. Lago Titissee

Este lago es un importante destino turístico para los amantes de los deportes náuticos. El sendero de 8 kilómetros que lo rodea ofrece unas vistas espectaculares del entorno.

10. Baden Baden

Esta ciudad balnearia aún conserva el esplendor que tenía en el siglo XIX, cuando la alta burguesía la eligió como lugar de descanso. Imprescindible visitar el Kurhaus, el Palacio Nuevo (Neues Schloss) y el Palacio Viejo (Altes Schloss).

– Los mejores viajes en Código Único…