Los pueblos más bonitos de Andalucía: 10 joyas más allá de lo típico

En el Día de Andalucía descubrimos que el sur de la Península es mucho más que el Alcázar sevillano, la Alhambra granadina y la Mezquita cordobesa. En el mar y la montaña, entre paredes blancas o en medio de la marisma, hay muchas joyas por descubrir. Los pueblos más bonitos de Andalucía, con otro sabor.

Por ISMAEL PÉREZ

En Andalucía hay mucho por descubrir. Y en Código Único nos hemos propuesto llevaros a los lugares más exclusivos. Descubre los pueblos más bonitos de Andalucía en 10 joyas (casi) desconocidas:

1. Benalmádena (Málaga)

Una de los municipios señeros de la Costa del Sol malagueña y el turismo de sol y playa. Pero nos quedamos con las vistas al mar desde lo alto del municipio, donde se erige el Castillo de Colomares, un monumento de apenas tres décadas erigido en homenaje a Cristobal Colón, de ahí la forma de proa de barco de algunos de sus salientes. Mezcla los estilos neobizantino, neorrománico, neogótico y neomudéjar.

2. Cádiz

Sí, decir que la Tacita de Plata merece una visita no es ningún descubrimiento, pero la ciudad más antigua de Europa occidental, la cuna de la primera Constitución española, a veces pasa a un segundo plano ante Sevilla, Granada o Córdoba. No hay que olvidar las visitas a la Catedral de Santa Cruz, el Castillo de San Sebastián, el Museo de las Cortes o las ruinas de su Teatro Romano.

3. Arrecife de las Sirenas (Almería)

En el Cabo de Gata almeriense se puede observar desde el faro del parque esta acumulación de gigantes rocas que emergen del mar. Se trata de antiguas chimeneas volcánicas y que son oscuras por el material que sale de ellas. El nombre, sin embargo, no tiene que ver tanto con las rocas sino por la antigua presencia de focas monje que los navegantes que llegaban a Andalucía confundían con sirenas.

4. Júzcar (Málaga)

A 144km de Málaga, en plena Serranía de Ronda, se encuentra este ‘pueblo pitufo’. En realidad no hay que remontarse muy lejos para encontrar el origen del característico azul de sus casas. En 2011 se presentó allí la película animada a nivel mundial y decidieron pintar las fachadas y mantenerlas hasta hoy. En este pequeño lugar de 200 habitantes se situó también en el siglo XVIII la primera Fábrica de Hojalata de España.

5. Écija (Sevilla)

A 86 km al este de Sevilla se encuentra la “muy noble”, “muy leal”, “constante, leal y fidelísima” ciudad de Écija. Muy calurosa, se les olvidó añadir al escudo, ya que también se la conoce como ‘la sartén de Andalucía’ por sus elevadísimas temperaturas veraniegas. Recomendamos su visita en otras fechas, porque no merece la pena perderse la arquitectura típica del valle del Guadalquivir. Sus iglesias, conventos y palacios entre fachadas blancas merecen el viaje.

6. Doñana (Huelva)

Más de 100.000 hectáreas entre Parque Natural y Parque Nacional, más de 20 especies de peces de agua dulce, 13 de reptiles, 10 de anfibios, 37 de otros mamíferos, 360 de aves…y, por supuesto, el caballo marismeño y el de las retuertas, dos especies en peligro de extinción que encajan perfectamente en la imagen de las marismas del Guadalquivir con la ermita de la aldea del Rocío, lugar de fervorosa peregrinación cada primavera frente al Charco de la Boca.

7. Montefrío (Granada)

Granadino y fronterizo con las provincias de Córdoba y Jaén, Montefrío y sus poco más de 5.000 habitantes se rinden desde abajo a la imponente vista de su Iglesia de la Villa que se alza sobre el cerro. El edificio, obra de Diego de Siloé en el siglo XVI, sustituyó el antiguo castillo de la fortaleza mora al ser reconquistado por los Reyes Católicos. Los Franciscanos se instalaron allí y, siglos después, en 1982, el pueblo mereció el reconocimiento de Conjunto Histórico-Artístico Nacional.

8. Santiponce (Sevilla)

A apenas 12km del centro de Sevilla se encuentra este municipio que, pese a contar con menos de 10.000 habitantes, en su momento fue uno de los puntos más importantes de la Hispania romana. Cuna de los emperadores Trajano y Adriano, conserva en Itálica los restos de un anfiteatro con capacidad para 25.000 personas y de varias casas, termas, templos y mosaicos que han resistido a los siglos y han servido de escenario para el rodaje de Juego de Tronos. No es Pompeya, es Andalucía.

9. Úbeda (Jaen)

Este importante municipio jienense (más de 30.000 habitantes) está considerado junto a Baeza como Patrimonio Cultural de la Humanidad por su conjunto urbanístico, mayormente renacentista. Destacan los palacios de las Cadenas y del Deán Ortega con sus correspondientes patios cuadrangulares interiores, palacios como el de Marques de Mancera o la plaza que reúne el Parador Nacional con la iglesia del Salvador (en la foto) entre cuidados parques con fuentes.

10. Priego de Córdoba (Córdoba):

Paredes encaladas, calles estrechas y tiestos con rosas de todos los colores. Sí, aceptamos que aquí compramos el tópico de Andalucía, pero nos encanta. Este municipio cordobés de poco más de 20.000 habitantes entra dentro de la Ruta del Califato y destaca por la multitud de manantiales. No nos extraña el gran número de fuentes y el lustre de las plantas que cuelgan de las paredes.