«Queremos jugar juntos en la Selección Francesa»

En el fútbol profesional hay pocos casos de hermanos futbolistas. Pero que, como ellos, hayan llegado a lo máximo en su clubes o en sus selecciones, prácticamente ninguno. Por eso el caso de Lucas y Theo Hernández es excepcional. Tanto como esta entrevista, la primera que conceden juntos.

Por VÍCTOR GODED

Llevan el fútbol en las venas. Sus primeras patadas, y no siempre al balón, fueron en el jardín de casa. Comenzaron en el Rayo Majadahonda antes de pasar a las categorías inferiores del Atlético de Madrid. Siempre juntos hasta llegar a la élite profesional. Son los hermanos Theo y Lucas Hernández.

El año pasado, su carrera se bifurcó cuando el pequeño, Theo, fichó por el Real Madrid. Mientras, Lucas es campeón del mundo con Francia y Theo, cedido en la Real Sociedad, tiene una Champions en su palmarés. Así son Lucas y Theo, dos amigos más que dos hermanos.

— ¿Cada cuánto habláis por teléfono?

— Theo Hernández: Cada día. Si no hablamos, estamos en contacto por Facetime o por WhatsApp. Incluso en las concentraciones…

— ¿Veis los partidos el uno del otro en directo?

— T.H.: Sí, siempre que puedo. Para verlo a él, principalmente.

— Lucas Hernández: Yo también. Bueno, el año pasado no jugó mucho [ríe]. Pero este año he visto todos en los que ha participado.

— Retrocedamos a la infancia… ¿Quién fastidiaba más al otro?

— L.H.: Los dos. Pero Theo siempre acababa pegándome.

— ¿Qué solíais hacer?

— T.H.: La verdad es que estábamos todo el día pegándonos.

— L.H.: Si estábamos jugando al fútbol, se cabreaba y yo le empujaba. Y nos empezábamos a pegar. Por cualquier cosa. También con los tazos: le pegaba y venía detrás de mí o al revés [ríen]. Era una relación diaria de amor-odio.

— T.H.: Nos dábamos unos palos…

— ¿De qué equipo erais de pequeños?

— L.H.: ¿Yo? Es que llevo toda la vida en el Atleti…

— ¿Quiénes eran vuestros ídolos futbolísticos?

— L.H.: Me gustaba mucho el Atleti, pero mis favoritos era Ronaldinho o Zidane, jugadores que estaban en todos los equipos menos en el Atleti [ríe]. Como todo niño pequeño, me fijaba sobre todo en los delanteros.

— T.H.: Yo también he jugado toda mi vida en el Atleti, pero me gustaba el Madrid. Al igual que mi hermano, me fijaba en las grandes estrellas y no tenía un único jugador como referente.


¿Quiénes son los peluqueros de los futbolistas?


— Es curioso que siendo ambos defensas no tengáis un referente en esa posición…

— L.H.: Una vez que entiendes de fútbol, con 14 o 15 años, sí te fijas en jugadores de tu posición, como Roberto Carlos. Pero cuando eres un niño te centras en Messi o en Cristiano, no en porteros, aunque sean de la talla de Oblak. De pequeño quieres jugar al fútbol, no quieres ser portero.

— Vuestro padre, Jean-François Hernández, también era futbolista y jugó en el Atlético y el Rayo Vallecano, entre otros equipos. ¿Recordáis verle algún partido en directo?

— L.H.: No, de eso hace mucho tiempo. Éramos muy pequeños.

— Lo decía por si habéis heredado algo de sus cualidades.

— T.H.: No, no… [se pone serio]. Desde que se separó de mi madre no hemos tenido nada de relación con él.

— ¿Qué importancia ha tenido vuestra madre en vuestra carrera como futbolistas?

— L.H.: Si no hubiese sido por ella nunca habríamos sido futbolistas, porque nadie nos habría llevado a los entrenamientos ni a los partidos. Hay muchos niños que quieren jugar al fútbol y sus padres no pueden acompañarlos. En nuestro caso, hemos tenido la suerte que ella nos ha apoyado en todo hasta que nos hemos convertido en profesionales.

— ¿Quién habla mejor francés de los dos?

— T.H.: Él, porque habla casi todos los días. Yo también lo hablo, aunque a veces me cuesta porque no lo uso a diario. En ocasiones lo uso con mi abuelo, con mi tío…

— ¿Y con Lucas?

— L.H.: Nosotros hablamos en español. Pero cuando no queremos que alguien se entere nos lo decimos en francés.

— T.H.: Y también cuando insultamos a alguien [ríe].

— ¿Cómo fueron vuestros inicios como futbolistas?

— T.H.: Me llamaron del Atleti para hacerme las pruebas y vinieron a acompañarme mi hermano y mi madre. Lucas se quedó jugando con un amigo y los ojeadores le vieron y le dijeron que se animara a hacer las pruebas.

— L.H.: Y ahí me ficharon.

— Nunca os habéis enfrentado el uno al otro. ¿Os atreveríais a haceros una entrada dura?

— T.H. Cuando estás jugando el partido no tienes amigos. Aunque te lleves muy bien con alguien, sabes que hay posibilidad de que en alguna jugada le vayas a dar una patada. Pero en nuestro caso, aún no nos hemos enfrentado.

— En redes sociales se ve que bromeáis el uno con el otro sobre el fútbol. ¿Son tan habituales los vaciles?

— L.H.: Somos chavales, él tiene 21 años y yo 22. Si no hay piques en esta edad, menuda familia aburrida seríamos.

— T.H.: Estamos todo el día picándonos.

— ¿Cuáles son las más habituales?

— T.H.: Cuando yo gané la Champions le preguntaba si él tenía alguna. Y al revés, cuando él se llevó la Copa del Mundo me lo preguntaba a mí… Pero solo son pequeñas bromas.

— Cuando se enfrentan vuestros equipos, ¿vuestra madre con quién va?

— T.H.: No se decanta.

— L.H.: Lo tiene muy fácil, con el que gane. Si gana la Real Sociedad se alegra por mi hermano y si vence el Atleti se pone contenta por mí.

— ¿Ha tenido que intervenir alguna vez por una discusión de fútbol?

— L.H.: Nunca hemos discutido por el fútbol. Entiendo que la gente pueda discutir de buen rollo, pero no llegar a las manos o no hablarse.

— ¿Tenéis amigos futbolistas en común?

— L.H.: Sí, casi todos los del Atleti han jugado con Theo porque él estuvo en el equipo antes de irse al Madrid. Le quieren y le respetan. Si se cruza con alguno de la primera plantilla en un restaurante se quedan hablando.

— ¿Y fuera del Atleti?

— T.H.: [Piensa] Asensio o Carvajal, que son de nuestra misma edad.

— L.H.: Hay rivalidad, pero solo deportiva.

— Lucas, ¿prefieres jugar de central o de lateral?

— L.H.: Mi posición natural es de central. Hace un par de años me pusieron de lateral y, aunque ya estoy adaptado a jugar en la banda, me gusta más de central.

— Y si jugárais en el mismo equipo…

— T.H.: En la Youth League, en los juveniles del Atleti, él jugaba de central y yo de lateral.

— Theo, aunque estás cedido en la Real Sociedad, ¿te gustaría volver al Madrid?

— T.H.: Sí. El año pasado no jugué mucho y me he venido a la Real para jugar habitualmente, como ya hice en el Alavés. Claro que quiero regresar al Madrid, porque es un club increíble. Pero ahora estoy centrado en hacer un gran año para volver lo más fuerte posible.

— ¿A quién veis ganando la Liga este año?

— T.H.: La verdad que está siendo muy rara, pero confío en que el Madrid.

— L.H.: Yo quiero que la gane el Atleti, claro [ríe].

— ¿Crees que el Atleti es candidato?

— L.H.: Por supuesto. Madrid y Barcelona están un escalón por encima de todos, pero el Atleti está ahí para darles guerra.

— ¿Y en la Champions?

— L.H.: Imagínate la final en el Wanda Metropolitano… Sabemos cuál es nuestro objetivo, pero tenemos la mala experiencia del año pasado, que nos eliminaron en la fase de grupos. No queremos que ocurra lo mismo.

— ¿Hay más la presión porque la final es en casa?

— L.H.: No, presión no. Lo que tenemos es ilusión y ganas. Que la final sea en tu casa motiva, pero nosotros no nos salimos de nuestro objetivo ahora, que es pasar la fase de grupos. Y a partir de ahí, ya veremos.

— Y Theo, ¿cuál es el objetivo de la Real?

— T.H.: Clasificarnos para la UEFA. Es el objetivo y creo que lo podemos conseguir porque tenemos una gran plantilla.

— ¿Prefieres jugar con la selección española o francesa?

— T.H.: En Francia.

— ¿Aunque seas competencia directa con tu hermano?

— T.H.: No pasa nada.

— Lucas, ¿te molestó cuando Theo, en la celebración de la Champions del Real Madrid, se burló del Atleti?

— [Interrumpe Theo]: ¿Sabes lo que pasa? Empezó él cantando con el micrófono en Neptuno lo de «madridista quien no bote». Los compañeros me dijeron que tenía que devolvérsela y ahí era el mejor sitio. No dejan de ser bromas de chavales, aunque hay gente que se lo toma mal.

— Fue muy criticado en las redes sociales. ¿Cómo se lo tomó?

— T.H.: Lo que me digan, me entra por un oído y sale por el otro.

— ¿Aún sientes cariño por el Atletico de Madrid?

— T.H.: Claro. Estuve en el club desde alevines hasta hacer la pretemporada con el primer equipo. Pero ha empezado otra etapa nueva en la que estoy muy feliz y espero aguantar en el Real Madrid toda mi vida.

— ¿Qué le dirías a los aficionados del Atleti?

— T.H.: Les explicaría que he sido muy feliz en el Atleti pero que decidí empezar una etapa nueva en el mejor club del mundo.

— Lucas, ¿te molesta que los aficionados del Atleti critiquen tanto a tu hermano?

— L.H.: Es normal. Theo era consciente de que con esa decisión le iban a llover las críticas, pero el tiempo lo cura todo.

— ¿Sentiste envidia cuando Theo ganó la Liga de Campeones?

— L.H.: Me sentí feliz por él, porque ganar la Champions con 20 años es lo más grande a nivel de clubes. La mejor sensación como equipo ya la tiene en su vitrina. Yo tuve la suerte de jugar una final pero la perdí, y contra el Madrid.

— Y tú Theo, ¿sentiste envidia cuando Lucas ganó el Mundial?

— T.H.: Envidia no. Era el primero que estaba feliz por él. Es increíble llevarte una Copa del Mundo con 22 años. Pero bueno, ahora tiene que ganar la Champions [ríe].

— L.H.: Y tú el Mundial.

— ¿Y cuando se llevó la Europa League?

— T.H.: Igual. Me hace ilusión que gane cualquier trofeo.

— ¿Y un poco por el Atleti?

— T.H.: No, sobre todo por él. Porque se merece que gane títulos y vaya creciendo.

— ¿Qué daríais por jugar juntos en un equipo profesional?

— L.H.:  Sería lo más grande. Ojalá pase algún día. Es complicado, pero no hay nada imposible en la vida.

— ¿Quizá en la selección de Francia?

— L.H.: Eso sería lo máximo.

— ¿Os da tiempo a viajar más allá del fútbol?

— T.H.: Sí. Hace poco he estado en París y Maldivas. Aprovecho el verano y los parones de selecciones para viajar con mi novia o con amigos, siempre a sitios a los que vuela Air Europa.

— ¿Y alguna vez habéis viajado los dos juntos?

— L.H.: Es complicado, pero en Navidades y verano siempre intentamos hacerlo juntos.


Theo según Lucas Hernández

«Theo es un jugador muy potente y cuando está centrado es imparable. Tiene un tiro buenísimo con su pierna izquierda y posee una gran técnica. Me sentí feliz por mi hermano cuando ganó la Champions con 20 años, porque es lo más grande a nivel de clubes».


Lucas según Theo Hernández

«Lucas tiene una calidad de primerísimo nivel. Además, está metido en el partido los 90 minutos, nunca se desconcentra. Y uno de sus puntos fuertes es la velocidad. Es muy rápido, pero no más que yo. Soy muy feliz teniéndolo como hermano. Siempre me hace ilusión que gane un trofeo».


— Más fútbol y entrevistas en Código Único…