¿Cuáles son los restaurantes de Milán más exclusivos?

En Milán, la ciudad de la moda italiana, es posible ir de boutique en boutique de lujo sin tocar el suelo. Y luego, tomar una copa o almorzar en los mejores restaurantes de Milán… Que curiosamente tienen los mismos nombres: Armani, Bulgari, Trussardi… ¿Y dónde están? Aquí los encontrarás.

Por SERGIO MUÑOZ

Aquí todo el mundo mira, pero no todos compran. Nos referimos al ‘Quadrilatero della Moda’, ese rectángulo limitado por las Vias Montenapoleone, Manzoni, Spiga y el Corso Venecia que conjura a las principales firmas de lujo en la capital lombarda. Cualquier tour fashionista por la ciudad debe empezar por aquí. El nuestro también y, además, comenzamos con una novedad calentita.

El 21 de febrero, la firma de lujo Emporio Armani Caffè & Ristorante reabrió sus puertas después de una remodelación que ha cambiado el concepto del local. Ubicado en el número 2 de la Via Croce Rossa, junto a la boca de Metro de Montenapoleone, el establecimiento exuda elegancia con cero estridencias, al más puro estilo Armani.

En la planta baja hay un nuevo café, perfecto para tomar un espresso mientras le hincamos el diente a una pasta casera de Armani/Dolci by Guido Gobino. En un espacio adyacente vemos un comedor con entrada independiente por la Via Giardini. Si no tuviésemos otra cosa que hacer, podríamos pasar aquí todo el día: ofrece desayuno, brunch, comida, afterwork, cena y coctelería. La carta es ligera e informal.

Una espectacular escalera nos lleva al restaurante, situado en el primer piso. Ofrece un menú gourmet más sofisticado, basado en la cocina del norte de Italia. ¿Tenemos el día festivo? Entonces podemos brindar o tomar un aperitivo a base de champán en la zona de bar de la entrada del comedor.

Si salimos de Armani por la Via Giardini y tomamos a la izquierda por la Via Monte di Pietá de Milán, a un tiro de piedra encontramos el Bulgari Hotel, un templo de exclusividad en medio de Milán. Y ya es mucho decir en una ciudad donde el lujo es habitual.

El establecimiento ocupa un palazzo del siglo XVIII remodelado al que se accede por una calle privada (Via Privata Fratelli Gabba, 7b). El alma del hotel es un jardín privado de 4.000 m2 que ya existía hace siete siglos y que es anexo al Jardín Botánico y a la Pinacoteca de Brera, uno de los mejores museos de arte del mundo.

El bar, reconocible por la barra ovalada de color negro, es el lugar perfecto para tomar el aperitivo –quizá el Bulgari Cocktail, a base de gin, Aperol, zumo de naranja recién exprimido, piña y zumo de lima– antes de acercarnos a la joya gastronómica del Bulgari: el restaurante de Niko Romito, chef galáctico con tres estrellas Michelin en su restaurante Reale, situado en un monasterio del siglo XVI en la región de los Abruzos.

Aunque no tan espectacular, Dolce&Gabbana también tiene su espacio de restauración en Milán. Situado en el 15 de Corso Venezia, dentro de las dependencias de la flagship masculina de la firma, el establecimiento es el resultado de la colaboración de Dolce&Gabbana con Martini.

Bar Martini y Martini Bistrot son dos ambientes en uno: el bar, con decoración ‘total black’, es ideal para tomar el aperitivo. Mientras, en el restaurante manda una estética barroca de aire vintage. El local tiene un maravilloso patio para refugiarse del bullicio milanés. Ideal para ver y ser visto.

La boutique de la firma Trussardi, la del logotipo del galgo, tiene una de las localizaciones más privilegiadas de Milán: en Piazza della Scala, 5, con vistas al teatro de ópera más famoso del mundo. En el establecimiento brilla el restaurante Trussardi alla Scala, que es un verdadero capricho.

El local, decorado con antigüedades y obras de arte propiedad de la familia Trussardi, destila elegancia clásica y calidez, pero el escenario no empaña el contenido: el chef ejecutivo del restaurante es Roberto Conti y en 2018 consiguió una estrella Michelin con su cocina de vanguardia de raíces italianas. Puede ser una opción ideal para antes o después de una velada en el célebre coliseo.

Un paseo milanés

Para la tarde, ponemos rumbo hasta el Cementerio Monumental de Milán. Frente a su entrada principal se alza el antiguo edificio de la compañía energética Enel, que acoge los cuarteles generales de la firma Dsquared2. La azotea esconde una de las mejores rooftops de la capital lombarda: Ceresio 7 Pools and Restaurant (Via Ceresio 7).

El local es también propiedad de los gemelos Dean y Dan Caten, creadores de Dsquared2. Con un estilo hedonista y vividor, el local cuenta con dos piscinas y un restaurante regentado por el chef Elio Sironi. Este walhalla de exclusividad es ideal para ver caras guapas y contemplar cómo cae la noche sobre el distrito financiero de Milán mientras disfrutamos de un cóctel y música de DJ.

Pero la oscuridad debe pillarnos ya en el parque Sempione. Si queremos una noche interminable, claro. Allí, junto a la silueta industrial de la Torre Branca, encontramos Just Cavalli Milano (Viale Luigi Camoens), uno de los imprescindibles de Milán. Restaurante y club, este semicírculo de acero y cristal destila exceso. Al fin y al cabo, hablamos de Roberto Cavalli. Aquí reinan el animal print, el láser, las celebrities y los mejores Dj del planeta. Las fiestas se celebran cada noche a partir de las 23.30 h.

— Más restaurantes de lujo en Código Único…