El safari fotográfico más espectacular: así es el lago Nakuru

Durante el mes de abril, el lago Nakuru (Kenia) se tiñe de rosa por la llegada de miles de flamencos, lo que supone el momento idóneo para hacer un safari fotográfico. Uno de los destinos más impresionantes del mundo.

Por PEDRO ARAGÓN

Vienen por el motivo menos romántico del mundo: tan solo buscan comida. Pero proporcionan al viajero un espectáculo único, digno de cualquier safari fotográfico. No hay otra especie que iguale a los flamencos en majestuosidad.

Da gusto verles caminando por la orilla, solos o en grupo, con esa delicadeza tan suya. O cuando, de repente, deciden emprender el vuelo. Sin olvidar, por supuesto, su colorido plumaje rosa, otra característica que les otorga una personalidad única. Más que una especie animal casi parecen un dibujo animado o una criatura imaginaria.

Y sin embargo, los flamencos son reales, y en el lago de Nakuru, en Kenia, se les puede encontrar por miles. Hasta más de un millón de ejemplares, e incluso dos, se llegan a congregar cuando se dan las condiciones idóneas. Es decir, cuando hay algas para todos, ya que eso es lo que comen; y agua suficiente, pero no demasiada.

Según las lluvias, la extensión del lago varía de los 5 km2 en la estación seca, a los 40 en su mejor momento. Si algo de esto falla, las aves preferirán refugiarse en el cercano –menos de 100 km y unas dos horas en coche– lago Bogoria o algún otro de la zona.

Así viene ocurriendo en los últimos años, sobre todo a partir de 2013, cuando subió demasiado el nivel del agua en Nakuru y eso tuvo consecuencias fatales para las algas.

¿Y cuál es el mejor momento para organizar un safari fotográfico en este rincón de África? Depende, ya hemos dicho, de las lluvias, del año y de un clima cada vez menos previsible, por lo que si queremos ver miles de flamencos, conviene informarse bien antes de programar el viaje.

La temporada de lluvias empieza en abril y, a partir de ese momento, la cosa se anima y el lago vuelve a llenarse. Aunque quizá sea mejor esperar e ir a partir de junio, cuando la lluvia se acabe y el lago haya alcanzado su nivel óptimo, si es que no lo excede.

Dentro del parque natural, constituido como tal en 1961 y con una superficie de 180 km2, existen muchas otras especies interesantes y que no dependen tanto de los caprichos del clima: leones, leopardos, hienas, rinocerontes blancos y negros, gacelas, búfalos, cebras, jirafas, reptiles, pelícanos… Y otras 400 especies de aves.

Un safari fotográfico de un día es suficiente para conocer el parque. Quienes quieran dedicarle más tiempo también podrán hacerlo, e incluso tendrán la oportunidad de pasar la noche en una tienda de campaña. O dedicar una jornada a Nakuru y al día siguiente desplazarse hasta la reserva de Masai Mara, paraíso de la fauna salvaje y hogar de los Masai.


Dormir en el paraíso

Ya hemos hablado de la posibilidad de dormir en tienda de campaña, y a veces con todas las comodidades, incluso con una cama plegable y cocinero. Hay varios campings en Nakuru y puedes informarte al contratar tu safari fotográfico. Pero si no te apetece estremecerte en plena naturaleza al oír un rugido o un aullido de fondo, existen otras opciones mucho más ‘civilizadas’…

Como el Lake Nakuru Lodge, con piscina, habitaciones de lujo y cocina del más alto nivel. O el Sarova Lion Hill, con unas espectaculares vistas sobre el parque y el lago, al estar en una colina. Ahora imagina una cena en la terraza ante semejante paisaje después de haberlo recorrido a ras de suelo durante el día. Resulta muy difícil resistirse. 


Cuidado, en cualquier caso, con los babuinos: si no cerramos bien las ventanas o las lonetas del vehículo, podemos llegar a ser atracados por ellos y quedarnos sin nuestra comida o sin cualquier otra pertenencia que se les antoje.

Lo que no debemos perdernos es la vista desde el acantilado al que da nombre esta especie de monos: el de los babuinos, ya que nos ofrece una panorámica desde arriba del lago y sus pobladores. Ojalá este año vuelva a teñirse de rosa y no falten los flamencos. Todo un safari fotográfico sin parangón en el mundo.

– Más experiencias de África en Código Único…