Los 7 coches más caros y exclusivos del mundo

El más barato cuesta la friolera de 1,5 millones de euros; el más costoso, el Bugatti La Voiture Noire, por encima de los 11 millones. Son los ‘supercoches’ del momento, los coches más caros del mundo en 2019. Modelos de alta costura que las marcas elaboran para sus clientes más exclusivos. Arte sobre ruedas. Y, por encima de todos, hay uno que los supera con holgura…

Por PEDRO BERRIO

Estos exclusivos modelos no utilizan carísimos tejidos sino fibra de carbono. Son para guardarlos en un llamativo garaje, no en un espectacular vestidor. No se cosen, se sueldan y pegan con la ayuda del láser. Son los supercoches de 2019.

Pero sí que se ‘confeccionan’ a la medida de sus clientes, dispuestos a pagar estos elevados precios (a los que hay que añadir los impuestos) por estos vehículos que seguirán revalorizándose año tras año. Es la alta costura del motor, coches al alacance de solo unos pocos.

En esa pasarela de nuestros sueños automovilísticos más locos y caros están todas las grandes marcas: Aston Martin, con su brutal hiperdeportivo Valkyrie; Pininfarina, con su Battista, que alcanza sin despeinarse los 350 kilómetros/hora; o Bugatti, con su exclusivísimo supercoche La Voiture Noire (solo una unidad construida), con 1.500 CV de potencia… Y más de 11 millones de euros al cambio. Uno de los coches más caros del mundo… Y encima ya está vendido.

No podía faltar McLaren, con su futurista Speedtail; Koenisegg, con el superdeportivo Jesco [Christian von Koenigsegg, los coches más veloces del mundo son suyos]; Hispano Suiza, con su nuevo Carmen o Brabham, con el BT86, un monoplaza ideado solo para circuitos pero que la firma lo ha homologado para circular en tráfico abierto (eso sí, sumando 165.000 euros a su precio: 1,2 millones de euros).

Pero hay uno que los supera a todos. De entre los coches más caros del mundo sobresale…


Coches de alta costuraY el campeón de los Coches más caros del mundo es…

Hay uno que supera a todos estos: el nuevo Rolls-Royce Sweptail. Hecho a mano, para fabricarlo se han empleado cuatro años de trabajo y es más lujoso que cualquier yate que imagines. Desvelado en el Concorso d’Eleganza Villa d’Este hace ahora un año, el Sweptail de Rolls-Royce se puede definir como «el traje de alta costura más exclusivo y personalizado del mundo». 

Tan exclusivo y personalizado es que si cualquier persona que no sea su dueño se quisiera sentar frente a su volante, no encajaría, porque todo está pensado, medido y realizado a la medida de su propietario. Uno de los coches más caros y exclusivos del mundo.

El dueño de este supercoche, del que el fabricante no ha revelado su nombre, es coleccionista de aviones y superyates, y pidió a Rolls-Royce un coche que fuera similar a un yate. El resultado ha sido un modelo con una silueta sorprendente: desde el borde delantero del parabrisas, la línea del techo acelera a medida que se dispara hacia atrás, superando el borde del maletero para enfatizar su longitud. Literalmente, desde atrás, parece un yate deportivo. Precisamente lo que quería su dueño.

La parte frontal es mucho menos radical, pero está hecha totalmente a medida, con una cantidad de piezas exclusivas, como nuevos faros y un parachoques rediseñado.

Bajo el capó, el Sweptail monta el mismo motor del Phantom, un V12 de 6,75 litros y 460 CV de potencia. 

El precio, a pesar de que nunca se ha hecho oficial, apunta a que este megacapricho tiene un precio a la altura: 13 millones de dólares, unos 11,5 millones de euros para el supercoche más impresionante del mundo.


En cualquier caso, con solo uno de estos vehículos, los supercoches más caros del mundo, una cosa está segura: no habrá cuello que no se gire para contemplarlos en todo su esplendor cuando pasen a su lado.

— Más velocidad y supercoches en Código Único…