Jim Parsons: «Ni mi madre creía que fuera a ganar tantos Emmys»

Sheldon Cooper le ha dado más fama y dinero de los que podía imaginar. Pero el actor ha decidido ‘matar’ al personaje: The Big Bang Theory’ llega a su fin esta temporada porque Jim Parsons ha decidido no volver a encarnarlo. Ahora, quizá podrá volver al teatro que tanto ama.

Por MARÍA MÁRQUEZ  Fotografía: RANDALL SLAVIN

El 23 de agosto, Jim Parsons publicaba en Instagram una fotografía del elenco de la serie The Big Bang Theory rodeado por un corazón. Acompañaba la imagen con una emotiva carta en la que el actor especificaba que la instantánea había sido tomada durante la grabación del primer episodio de la 12ª temporada, la última que se emitiría.

De esa forma, Parsons (o Sheldon Cooper) rompía su silencio sobre lo que ya se sabía: que The Big Bang Theory, la serie que los críticos detestan y el público adora, finalizará cuando concluya la temporada actual, que ya ha empezado a emitirse.

Y la serie más popular desde Friends acaba su andadura porque Jim Parsons así lo ha querido. Ni los 50 millones que le ofrecían los productores por continuar dos años más, ni los ruegos de sus compañeros han podido convencerle de lo contrario. Y sin Sheldon no hay serie. Al menos, Warner Bros TV y Chuck Lorre –creador de la serie junto a Bill Prady– han asegurado que ofrecerán un «cierre creativo épico».

Hasta mayo de 2019, cuando se emita el episodio final, Jim Parsons y el resto de sus compañeros habrán grabado un total de 279, lo que convertirá a The Big Bang Theory en una de las comedias multicámara más largas de la televisión.

Jim Parsons, con el que Código único ha podido conversar, asegura que el personaje del histriónico físico teórico –que ha tenido hasta una spin off propia titulada El joven Sheldon– le fascina por la dificultad de sus diálogos.

— CÓDIGO ÚNICO: ¿Tiene algo en común con El Joven Sheldon que aparece en la precuela dedicada a su personaje?

— JIM PARSONS: No, yo nunca fui un niño brillante. Era mediocre. Jamás llevaba la contraria a mis padres. Mi rebelión llegó mucho más tarde, cuando se despertó mi sexualidad. Creo que mi personaje tiene más control sobre sí mismo que yo.

— CÚ: La serie está muy cerca de su final. ¿Qué ha significado para usted?

— JP: Ha sido una experiencia realmente emotiva ver cómo una década de mi vida la he invertido en Big Bang. Jamás pensé que trabajaría durante tanto tiempo en un show. Me cuesta hablar de ello, es muy personal.

— CÚ: ¿Qué le ha mantenido motivado durante estos últimos años?

— JP: Sheldon Cooper, sin duda. Es un personaje distinto a todos, increíble, inimaginable, un tipo con una inteligencia privilegiada pero con una visión muy corta a la hora de relacionarse íntimamente. El hecho de que no se parezca en nada a mí me permite liberarme como actor.

— CÚ: El próximo mes de mayo se emitirá el capítulo final de The Big Bang Theory. ¿Piensa en ello?

— JP: Sí, lo pienso mucho. Es algo aterrador y emocionante al mismo tiempo. Cuando termine me va a costar adaptarme, no tener que ir a trabajar al mismo estudio al que he ido cada día durante los últimos diez años.

— CÚ: ¿Está satisfecho de haber contado la historia de Sheldon?

— JP: Lo único que sé con certeza, y es parte de la razón por la que hemos sido tan afortunados, es que hemos estado explorando esta serie y estos personajes muy a fondo. Les hemos sacado jugo más allá de la típica serie. Yo me siento muy orgulloso del resultado.


Jim ParsonsNacido en Houston (Texas) en 1973, a Jim Parsons le picó pronto el gusanillo de la interpretación, durante las obras teatrales escolares. El personaje de Sheldon se lo ha dado todo.Gracias a él ha ganado cuatro Emmys y un Globo de Oro, además de una fortuna: igual que los otros cuatro protagonistas de The Big Bang Theory –Kaley Cuoco, Johnny Galecki, Simon Helberg y Kunal Nayyar–, Jim Parsons ha llegado a percibir un millón de dólares por episodio.

Siendo uno de los actores mejor pagados, aunque todos accedieron a reducirse el sueldo para mejorar el de sus compañeras Mayim Bialik y Melissa Rauch. Pero el papel de Sheldon también ha eclipsado el resto de la carrera de Jim Parsons, y el público ignora que el texano es un solvente actor de teatro.

Se formó a fondo en la Universidad y participó en varias compañías en sus años de juventud. De hecho, durante los diez años que ha interpretando al popular físico ha regresado al teatro en algunas ocasiones. La última, en Broadway, este mismo año, con Los chicos de la banda.

Mientras, su vida personal es muy tranquila: está casado desde el año pasado con el director artístico Todd Spiewak, con el que ya lleva más de quince años.


— CÚ: ¿Cómo ha sido volver al teatro con Los chicos de la banda?

— JP: Se me había olvidado lo que significaba el teatro para mí hasta que regresé al escenario. Ha sido como volver a empezar, una experiencia maravillosa.

— CÚ: Según las estadísticas es realmente difícil ganar cuatro Emmys.

— JP: Ni mi madre creía que yo fuera a ganar tantos. Soy un actor feliz por todo lo que he recibido de la serie.


«Ni mi madre creía que fuera a ganar tantos Emmys»

— CÚ: Imagino que el éxito libera. ¿Es capaz ahora de disfrutar más de sí mismo?

— JP: El año pasado fue mágico. La serie y mi personaje se han desarrollado de una forma espectacular. Sheldon ha conseguido progresar en su vida social gracias a sus amigos y eso es algo que el público aprecia de la serie, la relación entre todos los protagonistas.

— CÚ: La serie está dedicada a la ciencia ¿Es difícil aprenderse los diálogos de su personaje?

— JP: Es durísimo. No te voy a mentir. Es lo que más me cuesta. Supongo que es bueno porque desde que decidí convertirme en actor sabía que era necesario ejercitar la memoria.

Me gusta pasarme horas solo aprendiéndome los diálogos de mi personaje, rompiendo las frases, repitiendo una y otra vez las palabras. Es algo que hago cada semana, sin descanso.

A veces disfruto y otras no tanto. Al final de cada temporada necesito unas vacaciones porque mi cerebro está completamente tostado.


«Tras cada temporada necesito vacaciones: mi cerebro está tostado»

— CÚ: ¿Cabe la posibilidad de improvisar en un rodaje con un diálogo tan difícil?

— JP: Mucha gente me pregunta si somos capaces de improvisar con este tipo de comedia y lo cierto es que no se puede.

¿Por dónde empezar? Una vez que conoces el personaje puedes alterar un poco sus movimientos, pero requiere que seas específico a la hora de ejecutar la interpretación. Cuando tienes un diálogo tan complicado, con frases tan estructuradas, la única manera de sentirte libre es añadiendo movimiento.

Tal vez es que yo sea un sádico, pero cuanto más difícil son las frases más disfruto dando vida a Sheldon.

— CÚ: ¿Y cómo le ha cambiado a usted la serie?

— JP: Ahora conozco muchísimas más palabras del diccionario, aunque no sé lo que significan la mayoría de ellas.

— CÚ: ¿Disfruta con los premios?

— JP: Doy gracias a los guionistas de The Big Bang Theory por su ayuda porque sin ellos no hubiese ganado. Los galardones no son solo míos, sino de todo el equipo. Mucha gente está involucrada en el proceso y no todos se han llevado un premio.

— CÚ: La amistad parece ser un tema recurrente en su trabajo como artista.

— JP: Es muy importante para mí. Las amistades que tenemos nos definen y uno nunca sabe lo que puede o no ocurrir. Si uno se abre a la amistad la magia surge y entra en nuestras vidas.

— MÁS SERIES EN CÓDIGO ÚNICO…