Paul Smith, el creador de los jarrones hechos con ‘platos rotos’

Paul Smith es, posiblemente, el diseñador de moda británico más famoso e influyente del mundo. Su bien ganada reputación la logró con sus diseños de ropa para hombre, pero su espíritu inquieto y su curiosidad le han llevado a explorar otras áreas. La última es la cerámica y sus jarrones Stack dan fe de ello.

Por JORGE FABIÁN

Stoke-on-Trent es una federación de seis pueblos de la región británica de los Midlands del Oeste que a duras penas supera los 250.000 habitantes. Allí nacieron Lemmy Kilmister, bajista y cantante de la banda Motörhead; Stanley Matthews, el futbolista que alzó el primer balón de oro de la historia; el cantante Robbie Williams o Edward John Smith, el capitán que estaba al timón del Titanic cuando naufragó. Y allí tiene su sede el Stoke City, el modesto club de fútbol que, después de unos años gozando de las mieles de la Premier League, ahora anda peleando por volver a la élite.

Pero más que por sus hijos famosos o su equipo de fútbol, a Stoke-on-Trent se la conoce por ser la cuna de la de la cerámica victoriana. Por algo a esta zona se la conoce como The Potteries (las alfarerías) desde que, entre los siglos XVIII y XIX, se instalaran aquí más de 300 talleres de cerámica y alfarería gracias a un pionero en este tipo de artesanía, Josiah Wedgwood.

En estos tres siglos, los talleres han ido apareciendo y desapareciendo. Pero unos pocos se mantienen contra viento y marea. El más antiguo es Burleigh, establecido en 1851 en Burslem, el taller que lleva más tiempo elaborando cerámica victoriana.

Y uno de los más recientes, 1882 Ltd., el taller de Emily Johnson, heredera de una estirpe de alfareros con cinco generaciones a sus espaldas. De sus hornos salen desde 2011 desde piezas de menaje doméstico hasta obras de arte que se exhiben en el Victoria & Albert Museum de Londres.

A ese taller ha acudido uno de los iconos del diseño británico, sir Paul Smith, el diseñador que ha hecho de las franjas de colores brillantes su seña de identidad, para su última creación. Se trata de Stack, una serie única de jarrones elaborados a mano por los artesanos de 1882 Ltd.


Una amistad horneada a fuego lento

«Siempre me han atraído los negocios independientes que trabajan con pasión y creatividad, y 1882 Ltd. es eso –explica Paul Smith sobre los motivos que le han llevado a trabajar con esta empresa para llevar adelante su colección Stack–. Emily y su equipo atesoran unos enormes conocimientos y el gran bagaje de trabajar en el área de Stoke-onTrent». Para 1882, este trabajo con Smith no es su primera experiencia en el mundo del diseño artístico. Antes ya había trabajado con diseñadores como Faye Toogood, John Pawson o Snarkitecture, y con la marca Jo Malone en la creación de piezas de menaje a gran escala.


Cada una de los 22 únicas piezas que se han salido de los hornos de Emily Johnson, cocidas a una temperatura de 1.060 ºC  es una especie de trampantojo: a primera vista parece una pila de platos apilados, con sus filos con los colores tradicionales de Smith, pero una inspección más cercana revela que su interior está hueco. «La idea me surgió al ver un horno cargado con platos aplilados –explica Smith–. Y pensé que sería una buena idea darles mis distintivas rayas de colores».

Cada jarrón es único y surge de un proceso de elaboración bastante complejo: cada plato se cuece individualmente. Cuando está listo, se le aplica un chorro de agua a presión para cortar su centro. Cada plato resultante se rocía después con uno de los 40 esmaltes creados específicamente para esta tarea, una paleta de colores creada por Paul Smith y denominada Multi-Stripe.

Se hornean por segunda vez para fijar el color y luego se apilan con sumo cuidado para que el jarrón no se incline ni gotee. Toda la estructura pasa otra vez por el horno y al salir se le agrega en la parte superior un esmalte dorado. «El margen de error es enorme –asegura Johnson–. Pero si trabajásemos con miedo, nunca haríamos nada».

El resultado es una divertida colección de jarrones que rinde homenaje tanto a las inconfundibles franjas del diseñador como a la tradicional cerámica victoriana que sale desde el siglo XVIII de los hornos de Stoke-on-Trent. «Lo que han logrado los artesanos de 1882 Ltd. es magnífico y deberíamos dar gracias a Dios por que en el mundo aún existan lugares como este».

Las 22 piezas se han mostraron por primera vez en abril en la Semana del Diseño de Milán, donde también se anunció una colaboración más amplia entre Smith y 1882 Ltd., que incluirá una colección más extensa de menaje hogar que verá la luz en septiembre.

«La mente de Paul Smith es maravillosamente encantadora y subversiva –afirma Johnson–, y eso es lo que le convierte en un icono del diseño británico. Y nosotros, como no puede ser de otra manera, estamos encantados de trabajar con él».

– Más diseño en Código Único…