Junto con la pizza y la pasta, el café es la tercera pata de la ‘santísima trinidad’ de la gastronomía italiana. Una verdadera religión con sus propios códigos. Te los explicamos… Así se pide un café como si fueras de la bella Italia.

Por CÓDIGO ÚNICO

¿Es adecuado pedir un capuccino después de comer? ¿Qué diferencia hay entre un macchiato y un latte macchiato? ¿Es muy fuerte el famoso ristretto? En Italia hay muchas variedades de café. Y muchas formas de tomarlo. Y otras tantas de pedirlo… Cada café tiene su nombre e, incluso, su hora para degustarlo.

Su nombre depende del tamaño de la taza, de la cantidad de leche o agua, de la temperatura y de otros muchos factores. Por eso es tan importante ser preciso a la hora de pedir un café en Italia. Estas son las ocho variedades más habituales. Para que, cuando viajes a Florencia, RomaVeneciaMilán; sepas a lo que atenerte.

1. Solo

Nuestro tradicional café solo es allí el caffè normale o espresso, que se sirve en una taza pequeña de porcelana y se suele tomar sin azúcar. Si te parece que es poca cantidad, pide un caffè doppio (doble), aunque entre los italianos de pro lo normal es pedir uno y después otro.

2. Cortado

Aquí se llama caffè macchiato. Se sirve en la misma taza del espresso o normale y se le añade un poquito de leche caliente con espuma.

3. Capuchino

El clásico y universal cappuccino se compone de tres partes: una de café, otra de leche calentada al vapor y una tercera de espuma de leche. Lo normal en Italia es pedirlo únicamente a la hora del desayuno; si lo pides a otra hoera, el camarero no tendrá dudas: tú no eres un italiano auténtico.

4. Con leche corto de café

El latte macchiato es la leche manchada de café. Se toma por las mañanas y normalmente se elabora calentando un vaso de leche y añadiendo medio tiro de espresso, que puede añadirse después o dejarse abajo, provocando una leve coloración del vaso.


Los mejores platos del mejor restaurante del mundo: Osteria Francescana 18

Así es Ostería Francescana, el mejor restaurante del mundo


5. Americano

El auge del turismo ha hecho proliferar este tipo de café, pero lo canónico en Roma es pedir un caffè lungo, que no es más que un normale o espresso al que se añade un chorrito de agua caliente para aligerarlo. Lo normal es que te sirvan el café y, junto a él, una jarrita con agua caliente para que lo prepares a tu gusto.

6. Solo cargado

Ese es el ristretto: un normale en el que se corta el agua a mitad de la elaboración, consiguiendo así un café muy concentrado pues lleva la misma dosis de café en la elaboración y la mitad de agua.

7. Con hielo

Algo similar a nuestro café con hielo sería el caffè freddo. Se prepara partiendo de un normale al que se añade azúcar y hielo, agitándolo ligeramente para conseguir espuma.

8. Con licor

Algo parecido a un carajillo sería un caffè corretto, un café con un toque de licor, normalmente grappa, sambuca o similar, que se suele servir aparte para que uno lo añada al café o para ir alternando tragos de una y otra bebida.

— Más sobre Italia en Código Único…