Lyon, ¿qué ver en 48 horas?

Lyon, la capital del Ródano, pasa por ser una de las ciudades más antiguas y bulliciosas de Francia. Además es conocida por ser una de las urbes con más estudiantes de Europa. A todo esto se suma la final de la Europa League, que enfrentará a Atlético de Madrid y Olympique de Marsella… Una ciudad con mil y un encantos por descubrir y visitar.

Por CARLOS NIETO

Pasear por Lyon es hacerlo por una de las ciudades con más encanto de Francia y, seguramente, de toda Europa. Situada en el corazón del país galo, Lyon no es tan conocida como Niza, París o Marsella pero tiene un patrimonio cultural impresionante.

Así, más de 400 hectáreas de la ciudad están incluidas en el patrimonio mundial de la Unesco, incluido el Vieux Lyon (el Viejo Lyon), el anfiteatro romano o la monumental basílica de Notre-Dame de Fourvière, que domina Lyon otorgando unas vistas insuperables del conjunto.

Tampoco podemos olvidar el enorme e impresionante parque de la Tête d’Or (con 117 hectáreas de extensión), que en su interior alberga un zoológico único (donde los gamos campan a sus anchas) y un jardín botánico que data de 1796 y es uno de los más antiguos del mundo.

Y, aunque se diga que París es la capital mundial de la moda, lo cierto es que Lyon le precede en esa fama. Es la ciudad mundial de la seda desde el s. XV gracias a su renombrada técnica de serigrafía a la lionesa. También hay que remarcar que es la ciudad natal de Paul Bocuse, el padre de la nouvelle cuisine y de la Alta Cocina. Sí, Lyon es considerada también como la capital mundial de la gastronomíaBon appétit!

Día 1

1. Basílica de Notre-Dame de Fourvière

Su privilegiada ubicación, en lo alto de la colina de Fourvière, la ha convertido en todo un símbolo de la ciudad. Edificada entre 1872 y 1896, tiene aires de castillo medieval y una estampa impresionante; ya que se puede ver desde prácticamente cualquier punto de Lyon. Por cierto, la subida está bastante empinada, así que es mejor ahorrarse tiempo en el funicular o en bus.

2. Anfiteatro de las Galias

Construido en torno al año 15 antes de Cristo, el anfieatro romano de Lyon es una impresionante construcción que, en su época, era el centro de la ciudad romana de Lugdunum, antecesora de la actual. Abandonado a su suerte con la caída del Imperio Romano, se usó como cantera y posteriormente cayó en el olvido. Fue redescubierto a finales del siglo XIX y restaurado en su mayoría. Hoy en día se puede visitar y acoge actuaciones al aire libre los meses de verano.

3. Vieux Lyon (Viejo Lyon)

El Lyon más auténtico se encuentra justo a los pies del anfiteatro y la basílica. El Vieux Lyon o Viejo Lyon, bañado por el río Saona justo antes de su desembocadura, es uno de los barrios medievales-renacentistas más grandes y mejor conservados de Europa. Perderse por sus calles sin rumbo fijo es una auténtica maravilla. Aún así es ineludible visitar lugares como la Torre Rosa, la Calle Juiverie, el Museo del Guiñol o la Calle San Juan; que termina en…

4. Catedral de San Juan

La Catedral, consagrada a San Juan, tardó 300 años en completarse (1180-1480), aunque las revoluciones y las guerras han provocado que fuera reconstruida y restaurada parcialmente en numerosas ocasiones. La parte trasera está a orillas del río Saona y es, quizás, incluso más bella que su fachada.

5. Gastronomía lyonesa

Un paseo por el Vieux Lyon no sería completo sin deleitarnos por su maravillosa gastronomía. Más allá de los clásicos croissants, en Lyon la cocina es otra cosa. No en vano Bocuse nació aquí. Y los bouchons lioneses son el máximo exponente de esto: son los restaurantes más típicos del Viejo Lyon, herederos de la tradición culinaria de la ciudad, a su vez cuna de la gastronomía gala. Apenas son 20 en total… En cualquier caso, no puedes irte de Lyon sin probar los quenelles, la andouillette, los grattons, los coussins o su archiconocida sopa de cebolla.

¿Qué visitar en Kiev en 48 horas?

Día 2

6. Parque de la Tête D’Or

El gigantesco pulmón de la ciudad (117 hectáreas) es el conocido Parque de la Tête D’Or. Es uno de los parques públicos más grandes de Francia y un auténtico oasis en mitad de Lyon. Inaugurado en 1857, alberga un zoológico con cebras, jirafas, elefantes o guepardos; entre otras especies. También cuenta con un velódromo, rosaledas y…

7. Jardín Botánico

Sin duda, la estrella del Parque de la Tête D’Or es el Jardín Botánico. De hecho fue ideado antes incluso que el propio parque, en 1796; aunque su aspecto y configuración actual se hicieron al unísono. En su recinto hay listadas hasta 15.000 plantas diferentes, divididas por hábitats y climas en sus 8 hectáreas de extensión. Sus invernaderos, de hecho, ocupan un área de más de 6.500 m².

8. Cité Internationale

En 1984, el ayuntamiento decidió darle una nueva vida al emplazamiento que tradicionalmente había ocupado la Feria de Lyon. Aquí se ubican ahora el Museo de Arte Contemporáneo y el Palacio de Congresos. En sus calles destacan, sobre todo, las seis enormes estatuas (Les Habitants) creadas por el artista Xavier Veilhan.

9. Plaza Bellecour

Con sus más de 62.000 m², la Plaza Bellecour es una de las más grandes de Francia y por supuesto la mayor de todo Lyon. Situada entre el río Ródano y el Saona, es completamente peatonal y un punto de encuentro obligado en la ciudad. Y es que de aquí parten dos de las calles más comerciales de la ciudad (Víctor Hugo y República Francesa). Como curiosidad hay una estatua de El Principito y de su creador, el lionés Antoine de Saint-Exupéry, en el extremo suroeste de la plaza.

10. Plaza Terreaux

La visita a Lyon no podía olvidarse de una de las plazas más históricas y bonitas de toda Francia. Hablamos de la Plaza Terreaux, rematada por la fuente de Bartholdi y el lugar dónde se encuentra el Museo de Bellas Artes (s. XIX) y el Hôtel de ville de Lyon (el ayuntamiento, del s. XVII). Además, justo detrás del ayuntamiento encontramos la Plaza de la Comedia, con la majestuosa Ópera de Lyon (s. XIX). Sin duda el broche de oro a 48 horas en Lyon.