Presumen de ser un estudio de arquitectura joven y dinámico. Razones no les faltan. Dentro de poco pasarán su auténtica prueba de fuego con tres de los estadios proyectados para el Mundial de Fútbol… De Catar 2022.

Por DANIEL MÉNDEZ

De camino al estudio Fenwick Iribarren Architects, situado en Alcobendas, al norte de Madrid, es casi inevitable observar el imponente complejo Cuatro Torres Business Area que domina el horizonte desde un extremo del Paseo de la Castellana. Pronto, en 2020, habrá una más: la Torre Caleido, diseñada por Mark Fenwick y Javier Iribarren.

Británico del 55 (el más alto) y español del 56, respectivamente, forman una pareja profesional bien avenida. Su estudio nació en 1990… «¡Y aquí seguimos! ¡Y tiene mucho mérito haber superado la crisis que ha asolado el sector!», sostiene Mark en su luminoso estudio, con un inmenso ventanal que asoma a un frondoso jardín. «Es muy agradable poder tener una reunión mientras das un paseo entre árboles», dice.

Aquí trabajan en torno a 50 personas, rodeados de maquetas, bocetos y fotos de proyectos en distintas fases de desarrollo. «Es un espacio horizontal, sin escalones y sin despachos cerrados. Aquí todo es de cristal: transparente y muy democrático, como se dice ahora. Así concebimos nosotros la arquitectura, y así funcionamos también en nuestro estudio: desde el becario recién incorporado hasta los socios fundadores, aquí se escucha a todo el mundo».

Es, estima, el secreto para seguir siendo un estudio joven. «La juventud es una cuestión de mentalidad, no de edad. Y nuestra arquitectura pretende ser joven y fresca». Y funcional. Y, sobre todo, una donde prime la persona frente al diseño; una que en vez de ser contemplada desde fuera sea vivida en su interior. Esa idea la aplican desde al paisajismo de un jardín hasta al pomo de una puerta; desde una vivienda unifamiliar a un gran estadio deportivo. Y de esto último saben, y mucho.

Suyos son los proyectos de los nuevos estadios del Valencia y el Espanyol, y de tres de los ocho grandes estadios que se están construyendo en Catar de cara al Mundial de Fútbol de 2022. «Estamos orgullosos de que tres de los estadios se estén ‘cocinando’ aquí, en nuestro despacho», explica Fenwick, que usa muchos símiles de cocina para referirse a su estudio.

Una cocina que es muy absorbente: «Entramos a trabajar a las 8:30 de la mañana y salimos a las 20:30… Como dice un amigo, solo trabajamos media jornada: 12 horas», suelta Mark entre risas. Eso sí, a media tarde, como a todo buen inglés, no le falta el té con leche. Y a seguir.