Restaurante Apicius: una joya gourmet en Valencia

¿Tienes pensado hacer una escapada a Valencia? Pues reserva unas horas para el restaurante Apicius, uno de los mejores de la capital levantina. El establecimiento, con dos soles Repsol y una mención en la Guía Michelin, acaba de estrenar una carta de temporada. Te volverán loco sus espárragos blancos de Tudela, sus setas de primavera y sus guisantes del Maresme, conocidos como «caviar vegetal». En Código Único lo hemos probado. Un lujazo.

Por SERGIO MUÑOZ

Agazapado en una calle tranquila muy cerca del estadio de Mestalla, Apicius es un templo de la mejor gastronomía en Valencia. De hecho, el restaurante cuenta en su haber con dos soles Repsol y una entrada en la Guía Michelin.

Su baza son los productos de temporada de altísima calidad, y para esta primavera el restaurante propone una carta espectacular en la que ha introducido tres joyas gastronómicas: las setas de temporada, los espárragos blancos de Tudela y los guisantes del Maresme.

Enrique Medina –chef del proyecto, que hace perfecto equipo con la alemana Yvonne Arcidiacono, propietaria, jefa de sala y sumiller de Apicius– prepara los hongos de primavera –colmenillas y perrechicas– en crema o con huevo de corral. Mientras, los espárragos de Tudela –de calibre 22 o superior– los ofrece al natural o en preparaciones como la que lleva crema de queso y botarga –huevas saladas y secas–.

Pero la verdadera estrella de la nueva carta de Apicius es el guisante del Maresme. Denominado «caviar vegetal» por su suavidad y su dulzura, esta joya culinaria se beneficia del microclima que impera en esta comarca de Barcelona enclavada entre el Mediterráneo y las montañas de Montnegre y Montseny. Escribiendo una verdadera oda a este delicado producto, Medina ha preparado cinco platos: capuccino de guisantes con curry tailandés, guisantes crudos con callos de bacalao, guisante con pulpo de roca, huevo de corral con guiso de guisantes y crestas y hasta un postre de guisantes con helado de perejil y frutas rojas.

Increíbles son también algunos bocados como las aceitunas rellenas de negroni, el pichón, su versión del pepito valenciano o los huevos a baja temperatura.

Apicius abrió sus puertas hace ya diez años en Valencia. El restaurante es una apuesta personal de Enrique Medina, un chef que en su trayectoria ha pasado por establecimientos con dos estrellas Michelin como Les Jardins de l’Opera en Toulosse y La Bastide en Saint Antoine, e Yvonne Arcidiacono. La alemana, una perfecta anfitriona con un instinto increíble para el maridaje, ha introducido en la carta del restaurante una treintena de interesantísimos caldos de su país de las regiones del Mosela –la zona que produce el mejor Riesling, uno de los vinos top alemanes– y de Franconia. Es la propia Yvonne quien importa los vinos personalmente, ya que no es fácil encontrarlos en nuestro país. Si vas a Apicius, déjate llevar por su selección de vinos: la velada gastronómica será perfecta.

También te puede interesar…