El coste de los coches eléctricos y su tiempo de recarga son el gran quebradero de cabeza para los fabricantes de automóviles. Sin embargo, no es la única tecnología de futuro: el coche de pila de hidrógeno comienza a asomar la cabeza. Los primeros modelos ya se empiezan a vender, pero su precio, hoy por hoy, es prohibitivo… ¿Será el futuro o un callejón sin salida?

Por CARLOS NIETO

El coste de un kilo de hidrógeno, que da una autonomía de 100 kilómetros, está en torno a… 10 euros. Un simple dato que nos puede dar una idea del mayor reto al que se enfrenta la tecnología de la pila de hidrógeno para los coches del futuro…

En cualquier caso, los fabricantes no tiran la toalla. Por ejemplo, Mercedes, que lleva un cuarto de siglo investigando esta tecnología (y ya ha presentado varios modelos)… Y Hyundai, que acaba de dar a conocer su nuevo Nexo, su primer coche 100% hidrógeno, al precio de 69.000 euros

Y no son los únicos: BMW, Audi, Honda o Toyota han desarrollado sus propios proyectos en la tecnología de la pila de hidrógeno que, hoy por hoy, tiene un coste difícil de asumir por alguien que no sea millonario

Los problemas de la pila de hidrógeno

¿Y cómo funciona la tecnología de pila de hidrógeno para un coche? En primer lugar, hay que tener en cuenta que el hidrógeno no se encuentra de manera natural en nuestro planeta, sino que se produce mediante complejos procesos químicos…

Aquí encontramos el primer problema: la producción de hidrógeno implica un coste de energía mayor al que nos proporciona. En definitiva, con cada kilo de hidrógeno producido perdemos energía por el camino

Además de eso, no es sencillo de almacenar (ocupa más espacio que la gasolina) y la mayor parte del hidrógeno se obtiene… A partir de la quema de combustibles fósiles (hasta un 95%). Solo un 5% se obtiene mediante electrólisis.

Hay que añadir a ello el coste de producir hidrógeno, que está muy por encima hoy por hoy de otros combustibles. Problemas que hacen que el kilo de hidrógeno cueste hasta 10 euros en el mercado. Un mercado escaso, por otra parte: apenas hay 400 hidrolineras en el mundo.

Por todo ello, es difícil pensar (al menos por ahora) en que el coche de pila de hidrógeno será el futuro de la automoción. Quedan aún muchos problemas por resolver.

Pero es verdad que los beneficios son demasiados como para dejar de lado las investigaciones: es una tecnología de cero emisiones (solo emite vapor de agua) y permite más autonomía y menor tiempo de recarga que el coche eléctrico: en apenas 5 minutos puedes llenar la pila de hidrógeno de tu coche…