Este paisaje de Brasil nunca se repite dos veces. Porque son el agua y el aire el que lo modela a su antojo. Lençóis Maranhenses son las dunas más espectaculares del país sudamericano.

Por CÓDIGO ÚNICO

Estas dunas blancas parecen sábanas puestas a secar. De hecho, eso es lo que significa el nombre de este parque nacional: «lençóis» es «sábanas» en portugués; y «maranhenses», el gentilicio del estado de Maranhão, en el noreste de Brasil. En la época de lluvias, de enero a junio, los huecos entre las dunas se convierten en lagunas verdes o azules por el efecto de las algas y los ríos roturan las impolutas arenas.

En las charcas nadan peces; en las dunas pacen las cabras de los ganaderos locales. Pero el paisaje cambia con cada estación: las dunas se mueven con el viento y las aguas se evaporan en la época seca para volver a caer después, en un eterno retorno