La Torre Eiffel, el icono de París, cumple 130 años

El 31 de marzo de 1889, a pocos días de la Exposición Universal, Gustave Eiffel dio por finalizada la entonces llamada ‘Torre de los 300 metros’. Un trabajo no exento de polémica pero que hoy en día es todo un logro de ingeniería y el símbolo de París. Hoy, la Torre Eiffel se alza orgullosa en el Campo de Marte parisino, símbolo del progreso y la modernidad de Francia.

Por RODRIGO PADILLA

No quiso esperar más. Apenas se había puesto el último remache, Gustave Eiffel convocó a la prensa y a los principales representantes del Ayuntamiento y el Gobierno, tan ansiosos como él de demostrarle al mundo que Francia volvía a situarse a la cabeza del progreso.

Un centenar de personas, entre técnicos, invitados y curiosos, inició el ascenso a pie –los ascensores aún no estaban operativos– en un ambiente de gran entusiasmo, que se fue enfriando con cada nuevo tramo de escaleras. Algunos empezaron a quedarse rezagados, otros decidieron que desde la primera plataforma, a casi 60 metros de altura, también se podía disfrutar de unas vistas estupendas de París.

Tras dos horas de ascensión, solo un puñado de personas llegaron a lo más alto de la flamante Torre de los 300 metros, que fue como se la conoció entonces y que ha acabado pasando a la posteridad como Torre Eiffel. Entre ellas no podía faltar el ingeniero Gustave Eiffel, impulsor del proyecto, izó la bandera tricolor acompañado por vivas a la República y una sonora salva de cañón.

Un proyecto único

Aunque la construcción había comenzado en enero de 1887, la génesis de la Torre Eiffel se encuentra un par de décadas antes, cuando desde el mundo de la ingeniería se empezó a especular con la posibilidad de levantar una torre metálica de 1.000 pies (300 metros). En una época que unía la admiración por el progreso técnico con un nacionalismo incipiente, el reto se convirtió en un proyecto de prestigio al alcance de pocas naciones.

Una de ellas era Francia, necesitada de reafirmar su autoestima en unos años de inestabilidad política y ciertos complejos ante el avance de sus vecinos británicos y alemanes. Por eso, el primer ministro Jules Ferry decidió celebrar una nueva Exposición Universal en París para conmemorar el centenario de la Revolución de 1789.


310 años de la Torre Eiffel 2Un ascenso de dos horas para inaugurar el monumento

A las 12:30 del 31 de marzo de 1889, una comitiva formada por el ingeniero Gustave Eiffel, el primer ministro Pierre Tirand, el director de la Exposición Georges Berger y decenas de políticos y personalidades, junto con periodistas de Le Matin, Le Figaro y Le Monde Illustré, inició el primer ascenso a la torre, que no concluiría hasta las 14:35, 1.170 peldaños más arriba.


Dos ingenieros de la empresa Eiffel pensaron que la Expo sería la ocasión perfecta para vender la torre de 1.000 pies como emblema. Convencieron a su jefe, Gustave Eiffel, y este se encargó de ganarse a los gobernantes, a la opinión pública y de reunir los casi ocho millones de francos que costó.

Aunque la exposición se inauguró el 6 de mayo, la apertura al público de la torre se demoró hasta el 15. El resultado final entusiasmó a la mayoría de los parisinos. Unos dos millones de visitantes pagaron por acceder a la torre, montar en alguno de sus ascensores y disfrutar de los tres restaurantes y el bar de la primera planta.

Hoy son cerca de siete millones los que suben cada año a lo más alto de este coloso de 7.300 toneladas, el emblema de una ciudad llena a su vez de monumentos emblemáticos.

Los protagonistas de la gesta

310 años de la Torre Eiffel 3Gustave Eiffel (1832-1923)

Nacido en Dijon, fue autor de numerosas obras en la Francia de la época. Su fama –en parte por la Torre Eiffel–decayó por un caso de corrupción relacionado con el canal de Panamá.

310 años de la Torre Eiffel 4Jules Ferry (1832-1893)

Abogado y político, dirigió varios ministerios y fue dos veces primer ministro. Suya fue la idea de celebrar el centenario de la Revolución Francesa con una Exposición Universal. Y su apoyo a la construcción de la Torre Eiffel fue decisivo para que el proyecto saliese adelante.

 

Más sobre París en Código Único…

Alain Ducasse: sus lugares favoritos de París

Ritz de París: el renacimiento de una joya esplendorosa

Los 15 coches más impresionantes del Salón del Automóvil de París