En 1926 la destilería The Macallan creó, sin saberlo entonces, el whisky más caro y exclusivo del mundo… Un ‘single malt’ envejecido en barrica de jerez durante 60 años y del que solo salieron 40 botellas. Así es la forja de una leyenda: el whisky más caro de la historia.

Por CÓDIGO ÚNICO

El whisky del millón de libras… Así es The Macallan 1926, el primer whisky en superar la épica cifra y convertirse en el más caro, no ya del mundo, sino de la historia. La razón de su precio no es tanto su contenido (que también) como su continente. Pero antes, pongámonos en antecedentes…

Corría 1926 cuando la destilería The Macallan en Speyside (Escocia), reservaba la barrica sazonada de jerez n.º 263 para envejecer un nuevo whisky single malt… Un envejecimiento que se iba a prolong la friolera de 60 años.

Así llegamos a 1986, cuando el equipo al cargo del whisky más especial de The Macallan decidió que había llegado el momento… El contenido de la barrica se repartió en tan solo 40 botellas y comenzaba así su legendaria historia.

Y es que nunca hasta entonces The Macallan había creado un whisky de 60 años. Razón por la cual The Macallan 1926, 60 Year Old, era más que un whisky especial: era El Whisky.

Así, la destilería decidió que las primeras 12 botellas que se vendieran, en 1989, estuvieran pintadas a mano por un artista de renombre: el elegido fue Sir Peter Blake, conocido por crear la conocida portada del álbum de The Beatles Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band.

El éxito de ventas no hizo sino animar a The Macallan a buscar otra colaboración para su siguiente remesa de botellas. Las 12 siguientes en salir a la venta, en 1993, fueron pintadas a mano por el pintor italiano Valerio Adami, emblema del Pop Art.

Las 24 botellas se convirtieron automáticamente en objeto de deseo, coleccionismo y veneración a partes iguales… Las ventas privadas y las subastas sucesivas no hacían sino aumentar el precio conforme pasaban los años.

Pero aún quedaba una botella más especial todavía por ver la luz… En 1999 se pidió al artista irlandés Michael Dillon que pintase a mano una de las botellas restantes. La botella, la única creada por el artista, es en sí misma una auténtica obra de arte. Su dibujo representa la Easter Elchies House, el histórico lugar donde se encuentra la destilería de The Macallan.

Las restantes 15 botellas, estas ya con una etiqueta normal, entraron a formar parte de la colección Fine & Rare de The Macallan. Botellas también bastante exclusivas: en 1999 se vendió una de ellas por 9.900 libras; pero en 2007 otra alcanzó la cifra de 22.600… En menos de 10 años había duplicado su valor.

Pero volvamos a la botella pintada por Michael Dillon. A la misma se la vio por última vez en la tienda de Fortnum & Mason en 2000… Y desde entonces permaneció fuera de circulación, hasta el 29 de noviembre de 2018.

Fue entonces cuando la casa Christie’s colocó en subasta la ya por entonces mítica botella. La expectación era máxima, ya que sus hermanas habían sido subastadas y vendidas en años anteriores por cifras récord que no hacían sino ir en aumento…

Una cifra increíble

Así, la botella de The Macallan 1926, 60 Year Old pintada a mano por Michael Dillon en 1999 se vendió por 1.200.000 libras (unos 1.352.400 € al cambio). Superaba así el anterior récord establecido en mayo de 2018 por una de las botellas de Valerio Adami de The Macallan 1926, 60 Years Old, que estaba en 982.128 €.

Y sí, por si te lo preguntas, el comprador es un absoluto desconocido. ¿Volveremos algún día a ver la botella del whisky más caro de la historia? Quien sabe. Y más importante aún… ¿Superará alguna botella el actual récord de 1.200.000 libras? Los expertos en subastas creen que es altamente improbable, pero en el mundo del lujo, todo es posible…