Tiene el físico y la actitud de un actorazo de cine clásico. De esos de mirada seductora y alma atormentada. Sin embargo, a sus 22 años, Pepe Barroso Jr. tiene la cabeza muy bien amueblada y sabe lo que quiere. Un lujo.

Por BEATRIZ TÁRREGA Fotos: DIEGO MERINO

Nos encontramos con Pepe Barroso Silva (Madrid, 1997) en una de las suites de CoolRooms, el nuevo hotel de moda en Madrid. Se le ve relajado y feliz. A  juzgar por el resultado de la sesión de fotos y por la madurez que destila, cuesta creer que estamos ante un chico de solo 22 años.

Gran deportista –jugó como portero en las categorías inferiores del Atlético de Madrid–, graduado en International Development Studies and Global Engagement enfocado a países en vías de desarrollo en la Universidad de California (UCLA); empresario, modelo y que, además, sueña con ser actor. Así es Pepe Barroso Jr.

— CÓDIGO ÚNICO: Es evidente que la genética está de tu parte. ¿Qué has heredado de tus padres?

— PEPE BARROSO JR.: Me dicen que me parezco más a mi madre. Los rasgos son suyos, pero el color de piel es más de mi padre. En cuanto a la forma de ser, te diría que mi padre como empresario es una persona muy inquieta y yo he heredado eso de él. El carácter más sentimental me viene de mi madre.

— ¿Cómo definirías tu estilo? ¿Hay algo que no te pondrías nunca?

 Soy bastante clásico vistiendo. También me gusta el rollo motero para el día, una buena chaqueta de cuero, un pantalón pitillo, unos botines. Sin embargo, para la noche me encanta ponerme un esmoquin, por eso me he sentido muy a gusto con la sesión que hemos hecho juntos. Si hay algo que no me pondría nunca creo que sería una camiseta de tirantes.

 ¿Cuales son tus hábitos de belleza?

 Pues depende del día. Lo único que utilizo en plan rutina es una crema de cara hidratante y poco más. Pero lo que sí soy, y siempre lo he sido, es bastante obsesivo con la limpieza.

 ¿Te consideras un guaperas?

 Para nada. Todo el mundo tiene sus encantos por igual, no me gusta considerarme guapo, ni tan siquiera plantearme si lo soy o no.

 Eres español, has estudiado en California y viajas a menudo a Argentina. ¿Dónde te sientes más cómodo?

 Yo no llegué a sentirme cómodo al cien por cien en Los Ángeles. Fue una experiencia muy gratificante y agradezco la oportunidad de haber podido estudiar y jugar al fútbol allí, pero a nivel personal es una mentalidad más superficial de la que yo estaba acostumbrado en España. Me siento mucho más a gusto en Argentina. Hay un gran parecido con la mentalidad española: las costumbres, el ritmo de vida…

 Háblanos de tu marca de ropa, Blinded Soul.

 Empezó cuando estaba estudiando en Los Ángeles. Llevaba con la idea desde hacía tiempo y me junté con un amigo, Mateo Gallego, que también vivía allí. A través de la ropa buscamos aunar distintos aspectos. Por una parte recuperar el valor que se ha perdido con la frialdad del e-commerce. Te compras una prenda online, te llega a tu casa y ya está. Queríamos, además, asociar la marca a causas sociales y ser respetuosos con el medio ambiente. Decidimos empezar con los homeless de Venice Beach.

Quisimos, de alguna manera, darles voz, y lanzamos una colección de prendas muy básicas pero con mensaje. La colección You are worth millions está divida en cuatro secciones, que representan a cuatro personas de la comunidad de Venice Beach. Hemos estado con ellos, recogido sus vivencias en vídeos y plasmado algunas de sus frases en las prendas. Cada prenda tendrá un mensaje conectado con los vídeos que podrán verse online.

 Háblame de tu faceta de modelo. ¿Cómo empezaste?

 Empecé con 15 años, pero mis prioridades en esa época eran el fútbol y el colegio. Además, no tenía la suficiente confianza como para sentirme del todo a gusto. Cuando se planteó más en serio, mis padres me hablaron de Juan Carlos Tubilla, de View Management. Me reuní con él y su gente y me cayeron tan bien que no lo dudé. Me gusta ser modelo, involucrarme en proyectos, conocer a los equipos, viajar, pero soy una persona inquieta, y soy consciente de que esta es una carrera muy limitada y caprichosa. Yo lo que intento es hacer trabajos adecuados para cada etapa de mi vida.

 ¿Crees que la interpretación es la evolución lógica?

 Me encantaría compaginar las dos facetas. Estudié interpretación en la academia Lee Strasberg de Los Ángeles, así que la parte teórica ya me la sé, pero me gustaría ponerme a prueba en España. No quiero hacer nada para lo que realmente no sirva y aquí en los últimos años se están haciendo cosas impresionantes.

 ¿Cómo te sientes cuando te dicen que eres una mezcla entre Marlon Brando y James Dean?

 Uf, ¡para mí son ídolos! Son dos grandes y soy un gran fan de su trabajo. Me gusta mucho el cine y he visto todas sus películas. La esencia de esa época es la que más me conmueve, me siento identificado.

 ¿Quiénes son tus referentes en la actualidad?

 Mi favorito ahora mismo es Cillian Murphy, sobre todo por el papel que hizo en Peaky Blinders, que es una de mis series favoritas. Él me parece impecable. Por supuesto está Leonardo DiCaprio, que me parece un número uno. Y también me gusta mucho Tom Hardy y su fantástica doble interpretación de los hermanos gemelos en Legend.