Que su aspecto angelical no te engañe. Tras la dulce fachada de Michelle Williams se esconde una de las voces más activas contra el acoso sexual, un azote para Trump y una actriz con mayúsculas. Y su último papel huele a Óscar. En Código Único hablamos con ella.

Por MARÍA ESTÉVEZ

Solo hay un puñado de mujeres en el mundo capaces de interpretar desde el silencio, más que desde las palabras. Y Michelle Williams es una de ellas. Tiene temple, rigor interpretativo, una tremenda presencia, sabe asumir riesgos a la hora de seleccionar sus trabajos y, a diferencia de otras actrices de su generación, no dota a sus personajes de una carga erótica innecesaria. A sus 37 años, ya ha estado nominada en cuatro ocasiones al Óscar. Y lo va a volver a estar este año por la película Todo el dinero del mundo, en la que interpreta a Gail Harris Getty, la madre del joven J. Paul Getty III, secuestrado por la mafia en los años 70.

Michelle Williams: "El acoso no está solo en Hollywood, sino en toda la sociedad"

Michelle Williams. Foto: Cordon Press.

Celosa de su vida privada y activista del movimiento Time’s Up contra los abusos sexuales, Michelle Williams fue la primera en aplaudir que el director Ridley Scott sustituyera a Kevin Spacey –acusado de acoso sexual– por Christopher Plummer como el patriarca de los Getty en la película. Aunque eso significara rodar de nuevo, uno por uno, todos los planos en los que participó Spacey.

Una circunstancia que, paradójicamente, ha vuelto a desvelar el machismo de Hollywood, pues Mark Wahlberg recibió millón y medio de dólares por repetir sus escenas mientras Williams solo cobró mil dólares, aunque el actor finalmente ha donado ese dinero al fondo de defensa legal para el acoso sexual Time’s Up.

En Beverly Hills, en los Ángeles, y en exclusiva, tuvimos la oportunidad de entrevistarla unos días antes de los Globos de Oro.

– Código Único: ¿Es duro tener que repetir un papel por motivos ajenos a su trabajo?

– Michelle Williams: Cuando tienes un guion de calidad, el trabajo es una alegría. No importa lo difícil que sea o las veces que haya que repetirlo.

– CÚ: No se sorprenderá si le pregunto por Kevin Spacey…

– MW: Me defraudaría si no me preguntases por él. Pero creo que sería mejor hablar de Christopher Plummer, un actor de 88 años que recibe una llamada en mitad de la noche en Connecticut y le dicen: «¿Puedes aprenderte una enorme cantidad de diálogo en solo dos semanas y viajar a Roma sin haberte preparado?». Hablemos de él y su valentía.

– CÚ: ¿Se sorprendió cuando le pidieron que repitiese sus escenas con él?

– MW: No. Lo que me sorprendió fue que alguien decidiera gastar un montón de dinero en rodar de nuevo. La idea me pareció excelente porque, de otro modo, yo no hubiera participado en la promoción del filme.

– CÚ: Fue la primera que dijo que reemplazar a Kevin Spacey era «justo».

– MW: Totalmente justo. No estaría aquí, teniendo esta conversación contigo, si no lo hubieran hecho, porque considero que no sería correcto promocionar algo que alimenta la posición de alguien que ha causado tanto dolor y sufrimiento a tantas personas.

– CÚ: Eliminar de la película a Kevin Spacey ha sido, en opinión de Michelle Williams, «un paso hacia la justicia». ¿Cuál cree que es el siguiente paso que Hollywood debería dar para evitar el acoso y los abusos sexuales?

– MW: No es un problema de Hollywood, sino de la sociedad en general. El abuso de poder ocurre en cualquier profesión, oficina o colegio, y lo vemos incluso en la Casa Blanca. Cuando la gente se siente con poder  considera que está más allá de la ley, y no es cierto. Lo interesante de los movimientos Time’s Up y Me Too es que hemos perdido el miedo a alzar la voz. Ahora la gente se expresa y eso antes no pasaba porque existía el estigma de la vergüenza.

– CÚ: ¿Y qué ha llevado a la sociedad estadounidense a dar este paso?

– MW: Personalmente, creo que todo empezó con la llegada de Trump a la Casa Blanca, porque la gente se ha dado cuenta de lo malo que es este gobierno. Trump ha hecho que nuestro mundo sea imposible de vivir, inmanejable, y miles de mujeres –y algunos hombres– han decidido alinearse contra el acoso y el abuso de poder. Su elección precipitó los tiempos que estamos padeciendo y la reacción contra ellos.

Michelle Williams: "El acoso no está solo en Hollywood, sino en toda la sociedad" 1

Aspira al Óscar. «Dinámica». «Adictiva». «Extraordinaria». Así ha definido la prensa estadounidense a esta película, en la que Plummer, como millonario avaro; Wahlberg, como su hombre de confianza; y Williams, como madre del joven secuestrado, están soberbios.

– CÚ: ¿Estamos ante el fin de la sociedad patriarcal?

– MW: Espero. Por mi parte, voy a hacer todo lo que esté en mi mano para cambiar las cosas, porque las mujeres no tenemos por qué seguir aguantando. Se ha abierto una puerta para nosotras; unidas tenemos poder, unidas hay más compresión y podemos ayudarnos a lograr lo que queremos. El acoso sexual es una rama del problema, pero la raíz está en la desigualdad de géneros, de salarios y en la actitud de los hombres hacia las mujeres y hacia su trabajo.

– CÚ: ¿Qué le pareció la idea de que las actrices vistiesen de negro en los Globos de Oro como protesta a favor del movimiento Time’s Up?

– MW: Este movimiento de solidaridad es sorprendente y nunca habría creído que fuera posible. Me provoca tanta emoción que cuando hablo de él se me pone la carne de gallina.

– CÚ: Usted decidió emanciparse de sus padres a los 15 años. ¿Que significó dar ese paso para su vida personal y profesional?

– MW: Cuando decidí dar el paso no lo vi como una aventura, sino como una decisión positiva en mi vida. Fue algo natural.

– CÚ: ¿Le gusta correr riesgos?

– MW: En el trabajo sí, pero no me gustan ni el riesgo físico ni los subidones de adrenalina. Lo único que hago es conducir demasiado rápido en ocasiones, y nunca cuando llevo niños en el coche. Pero en mi trabajo sí trato de correr riesgos, porque me divierte.

– CÚ: Usted ha interpretado muchos personajes poco glamurosos y, sin embargo, en ‘Todo el dinero del mundo’ se convierte en parte de la familia Getty.

– MW: Para mí es mucho más fácil ponerme unas zapatillas de deporte que unos tacones o un corsé.

– CÚ: La película, basada en un caso real en el que el magnate intrepretado por Christopher Plummer se niega a pagar el rescate que le piden unos secuestradores por liberar a su nieto, apunta que el dinero complica la vida y vuelve miserables a las personas que lo tienen…

– MW: Es cierto. La situación en la que ponen a esta madre, mi personaje, es una locura, casi imposible de creer. No tiene sentido, pero todo el mundo encuentra justificaciones para hacer lo que hace. Estoy segura de que Trump tiene las suyas para comportarse así, y que Getty justificaría sus acciones de alguna manera, aunque sus explicaciones nos parezcan absolutamente demenciales. Eso es muy interesante. Lo que me intrigó del guion es por qué nadie trató de ayudar a esta mujer.

Michelle Williams: "El acoso no está solo en Hollywood, sino en toda la sociedad" 2

Michelle Williams en la película de Ridley Scott ‘Todo el dinero del mundo’.

– CÚ: ¿Qué debe tener un guion para que se anine a interpretarlo? 

– MW: Cuando leo un guion que me gusta, me provoca en el interior una especie de reacción química, como una bola de energía que hace que me rinda enseguida y no pueda negarme a hacer la película. En el caso de Todo el dinero del mundo, la película narra una historia con moraleja, que el dinero no siempre te da la felicidad.

– CÚ: Pero el dinero sí hace la vida más fácil…

– MW: Bueno, sí. Especialmente si eres mujer y estás sola. Para una mujer, el dinero significa independencia, y eso es importante. El dinero no lo compra todo, pero regala tiempo y oportunidades. A mí, por ejemplo, me ayuda a decidir si paso seis meses sin trabajar dedicada por completo a mi hija o me permite trabajar en Broadway tres años. Para eso quiero yo el dinero.

– CÚ: En Hollywood, el estatus de un actor se mide por lo que cobra…

– MW: Así es. Pero, a la inversa, también puedes alcanzar cierto estatus cuando trabajas duro. Trabajo duro y algo de suerte es la combinación perfecta para triunfar.

– CÚ: En las alfombras rojas, los vestidos y escotes de Michelle Williams suelen ser de lo más recatados. ¿Eso es porque no le gusta mostrarse demasiado sexy?

– MW: Todos tenemos miedos, inseguridades y dudas, pero hay que aceptarlos y superarlos a la hora de trabajar. Pero en ciertos momentos necesito callar a la chica insegura que habita en mí.

– CÚ: ¿Cuándo se siente sexy?

– MW: Cuando estoy en una relación. Me gusta estar sexy para la persona con la que tengo una conexión íntima. Disfruto con ese aspecto de la relación. Pero ser sexy para un grupo de personas a quienes no conozco me incomoda. No quiero ser un objeto y por eso trato de no ser demasiado sexual. Eso se queda para mí.

– CÚ: Por los papeles que elige, da la impresión de que Michelle Williams una actriz muy valiente ¿Suele aceptar trabajos que le asustan? 

– MW: Me he dado cuenta de que superar mis miedos es lo que más me excita. Es una tortura que disfruto, que es extraña y que pertenece a ese principio en el que el placer y el dolor van de la mano, y a la que yo me someto una y otra vez. Lo que me cuesta creer es que los otros actores no hagan lo mismo. Todos buscamos la excelencia y el respeto, sobre todo dentro de la comunidad a la que admiras.

– CÚ: ¿Y este personaje le ha producido placer o ha sido más liberador?

– MW: Creo que todos los personajes que interpretamos son terapéuticos de alguna manera. Si uno elige sabiamente, correctamente y de forma honesta, encontrarás una razón dentro de ti por la que necesitas interpretar ese personaje. Al final ganas con la experiencia.