El Gobierno de España ha empezado a tomar medidas tras la alarma del coronavirus. Ante el temor de seguir los pasos de Italia, que ya ha cerrado las fronteras de sus provincias, en la población española ha empezado a cundir el pánico. Son muchos los posibles escenarios que se pueden desarrollar, según los expertos. Después de agotar las mascarillas y disparar las búsquedas de cómo mejorar las defensas para luchar contra una posible enfermedad, muchas personas han acudido en masa a los supermercados, y algunos han quedado arrasados y sin apenas productos. Sin embargo, los portavoces oficiales de sedes como la del Mercadona han recordado que no existe ningún tipo de desabastecimiento y que no habrá problemas para seguir comprando con normalidad. Es necesario controlar la ansiedad ante esta situación de crisis y saber diferenciar los síntomas con respecto a una gripe.

Sin embargo, en esta necesidad creada de llenar nuestras casas de reservas, han sido determinados productos y alimentos los que más solicitados han sido por los consumidores, caso, en primer lugar, del papel higiénico. Resulta llamativo, y probablemente podría hacerse un estudio sociológico con base a este dato, pero la realidad de los supermercados afectados es que este producto ha sido el más agotado.

Además, lo que más se ha empezado a comprar han sido aquellos alimentos que se pueden conservar y no tienen una caducidad temprana, caso de las legumbres, el arroz o la pasta. Sin embargo, sin mucho sentido aparente, también se han llevado mucha fruta y verdura, que, como es bien sabido, son alimentos que deben ser consumidos de forma temprana, si bien es cierto que se pueden congelar y de esta forma se mantienen durante unas semanas. 

Igualmente, también se encontraban vacías las estanterías de la carne: Ni una bandeja de pollo, cerdo, ternera… Estos alimentos solo sobreviven en el tiempo durante una semana en la nevera, y al igual que con el resto de los productos de este tipo, todos los días se reponen. Los almacenes siguen proporcionando mercancía a todos los supermercados.

Más allá de los alimentos, los productos que evidentemente han sido más solicitados son todos los desinfectantes con alcohol etílico, asépticos y también los termómetros. Incluso, se han vendido en grandes cantidades geles y productos de limpieza, aunque el reclamo de estos artículos no tiene una relación aparente con la situación actual. No solo en los supermercados, sino que el gel desinfectante de manos es uno de los productos vendidos en plataformas como Amazon, y en consecuencia, el precio está subiendo con base a la alta demanda.

A pesar de que las imágenes de los supermercados vacíos se hayan convertido en virales, la realidad es que las cadenas de suministro alimentario han descartado cualquier tipo de riesgo. Además, estos mismos han garantizado que seguirán abriendo todos sus establecimientos con normalidad e incluso han establecido medidas que refuerzan el almacenamiento de algunos de estos productos más demandados para evitar cualquier falta de existencias.