Kenny Scharf es una leyenda viva. Nacido en Los Ángeles en 1958, el artista formó parte de ese selecto grupo de outsiders que revolucionó en los años 80 el mundo del arte desde el East Village neoyorquino. Amigo de Keith Haring y Jean-Michel Basquiat –las estrellas más brillantes de esa generación crecida a la sombra de Andy Warhol–, Scharf se hizo famoso por sus graffitis enérgicos y coloridos donde mezclaba el cómic y la cultura televisiva, el Surrealismo y el arte Pop.

Ahora, el imaginario de Scharf se traslada hasta Ibiza. Y lo hace a lo grande. La Fundación La Nave Salinas acoge, hasta el 30 de septiembre, Universalis, una monumental exposición formada por 140 tondos (obras pictóricas en formato redondo) que reflejan todo un catálogo de emociones humanas y un mural de 20 metros de largo creado por Scharf en la propia galería. Es la primera muestra monográfica del artista en España desde hace 20 años, así que, toma nota. Por si después de visitar las 9 mejores calas y playas de Ibiza o de vivir la experiencia Sublimotion, el restaurante más caro del mundo tienes ganas de arte del bueno.