Ni la mismísima Khaleesi, sería capaz de creer que existe una playa como esta. Koekohe Beach está repleta de huevos de dragón.

Por CÓDIGO ÚNICO

Cada playa tiene su encanto, pero solo hay una como Koekohe Beach. Aquí, la orilla del mar está plagada de huevos de dragón, un paraíso al estilo de Juego de Tronos, que es digno de admiración.

El arenal de Koekohe, al sur de Nueva Zelanda, es pequeño, y pasaría inadvertido de no ser porque sobre su arena descansan unas esferas de roca casi perfectas.

Son las piedras de Moeraki, fruto de fenómenos geológicos, aunque una leyenda maorí cree que son calabazas vertidas al mar desde Arai-te-uru, la canoa mitológica de sus antepasados.

— MÁS VIAJES EN CÓDIGO ÚNICO…