A la venta uno de los míticos Aston Martin DB5 de James Bond

La casa Bonhams ya tiene todo a punto para el Goodwood Festival of Speed Sale 2018, donde se concentran las subastas de los coches más deseados del año. Y entre los lotes destaca uno de los vehículos más míticos de James Bond: efectivamente, el Aston Martin DB5 está a la venta… ¿Tienes 1,5 millones de libras a mano?

Por CARLOS NIETO

Corría el año 1964 y James Bond (Sean Connery) se sentaba por primera vez al volante del nuevo Aston Martin DB5 en Goldfinger. Un coche que marcaba un antes y un después en la historia del cine. El mito acababa de nacer…

Y eso que Aston Martin ya era conocida por ser una de las marcas de automóviles más punteras de la época. Su dominio en las carreras llegó a ser abrumador con los legendarios DBR1 y DB4GT Zagato.

Pero no nos desviemos del tema. Desde su primera aparición en Goldfinger, el Aston Martin DB5 y James Bond han formado un tándem prácticamente indisoluble. Tanto es así que distintos modelos del DB5 han seguido apareciendo décadas después en sus películas

Así, hemos podido ver un Aston Martin DB5 en Spectre (2015), Skyfall (2012), Casino Royale (2006), El Mañana Nunca Muere (1999)… Y en Goldeneye (1995).

Justo este último es el modelo que se subastará este 13 de julio en el Goodwood Festival of Speed Sale 2018 organizado por la casa de subastas Bonhams. Un Aston Martin DB5 con el que James Bond (Pierce Brosnan) compite en una improvisada carrera con un Ferrari 355:

La película contó con tres DB5 para el rodaje, uno de ellos actualmente desaparecido. El que nos ocupa, con el chasis 1885/R ya se subastó en 2001 por 157.750 libras. Obtuvo el récord, por entonces, como el artículo de James Bond más caro subastado nunca.

Récord que, por cierto, perdió en 2010 cuando el Aston Martin DB5 original, usado en Goldfinger y Thunderball se vendió por la friolera de 2,6 millones de libras

Pero visto como está el mercado de subastas automovilísticas, bien podría ser que el Aston Martin DB5 ‘1885/R’ recuperara el récord que un día le perteneció. Por de pronto, Bonhams asegura que su precio de venta puede oscilar entre 1,2 y 1,6 millones de libras (1,4-1,8 millones de euros).

Con todo y con ello, podría no ser el coche más caro subastado en el Goodwood Festival of Speed Sale de este año, ya que tendrá duros competidores en liza como un Aston Martin DB4GT Zagato, un BMW 507 Roadster (1957), un Bentley R-Type Continental (1931), un Bentley 4½-Llitre Supercharged Tourer (1931), un Alfa Romeo Tipo B Grand Prix Monoposto (1932) o un Bugatti Veyron (2012). El próximo 13 de julio saldremos de dudas…

 

– Más subastas millonarias en Código Único: