La pasión por la música de baile unió los caminos de Alex Pall y Andrew Taggart, la pareja de
DJ que responde al nombre de The Chainsmokers. Hoy son los productores y pinchadiscos que más cobran del mundo (46 millones de dólares el último año). Y no piensan parar. Ahora quieren expandir su imperio con nuevos proyectos en la industria del ‘show business’.

Por Víctor Goded

Trabajamos con artistas porque tiene sentido y nos entusiasma. Cada vez que colaboramos con alguien es porque nos ofrece algo que nos inspira creativamente». Son palabras de The Chainsmokers, la pareja de DJ que más ingresa en el mundo y máximo exponente en la actualidad de que no hay que elegir entre trabajar para vivir o vivir para trabajar. Sencillamente, trabajar disfrutando.

Para encontrar el punto de partida de este grupo de música de baile electrónica hay que remontarse hasta el año 2012. El mánager Adam Alpert recogió las cenizas de un proyecto anterior y refundó The Chainsmokers, formado en sus inicios por Alex Pall y Rhett Bixler. El segundo decidió abandonar el barco y Alpert ejerció de celestino musical entre Pall y un joven hasta entonces desconocido llamado Andrew Taggart.

Antes de ese punto de inflexión, y a pesar de su juventud, ambos tenían experiencia en el sector musical. A sus 27 años, Alex Pall –que había estudiado Historia del Arte y Música en la Universidad de Nueva York– ya llevaba varios años ejerciendo de pinchadiscos en clubes nocturnos, un complemento a su labor como recepcionista en una galería.

Andrew Taggart

Andrew Taggart

Por su parte, Andrew Taggart acababa de terminar su licenciatura en Negocios Musicales en la Universidad de Syracuse y con 23 años hacía prácticas en el sello discográfico Interscope Records como agente de artistas. Su sueño de ser DJ le animó a colgar algunas canciones originales suyas en la web SoundCloud. Sin saberlo, estaba sellando su pasaporte para subirse a los escenarios. Así que cuando Alpert le llamó  no se lo pensó dos veces y se mudó de Maine a Nueva York en cuanto supo que había una vacante junto a Pall en la mesa de mezclas.

Una vez juntos y revueltos, The Chainsmokers empezó a revolucionar el panorama musical de los locales neoyorquinos con su combinación de indie, hip hop, house progresivo y pop. El éxito se fraguó sobre varios ejes. En sus sesiones se podía disfrutar de bandas tan variadas como Phoenix, Two Door Cinema Club, Dragonette o The Wanted, y desde el primer momento apostaron por realizar colaboraciones de altura, como la que hicieron con la modelo, cantante y actriz india Priyanka Chopra en el tema Erase. Además, apostaron fuerte por la promoción en las redes sociales.

En 2014 se colocaron en la rampa de despegue. Su debut, #Selfie, les «cambió la vida», como confesaron a la revista Askmen. «No podemos creer que escribamos una de nuestras estúpidas ideas y el resto del mundo piense que es tan divertida como para nosotros». Y aunque les pareciera inimaginable, el impacto viral les aupó hasta el número 6 de la lista Dance/Electronic Songs y la número 3 en la Dance/Electronic Digital Songs, además de entrar en la prestigiosa Billboard Hot 100. Después llegaron Kanye y Let You Go, que les lanzaron definitivamente al cielo de las listas de éxito.

Paralelamente al crecimiento de sus pupilos, Adam Alpert cerró una joint venture con Sony Entertainment de la que surgió la discográfica Disruptor Records. Como no podía ser de otra forma, The Chainsmokers fue su primer gran cliente.

Alex Pall

Alex Pall

Antes, Alex Pall y Andrew Taggart habían conectado con el gran público con el tema Roses, gracias al cual obtuvieron el multiplatino en varios países -incluyendo Estados Unidos-. Luego vinieron Split, Only U (en la que colaboró DJ Tiësto), Don’t Let Me Down (con Daya), Inside Out (junto con Charlee) o Closer (con Halsey como invitada especial). En ese contexto, se atrevieron a publicar su primer álbum de estudio con la mencionada Disruptor Records, Memories…Do Not Open (2017), seguido de Sick Boy (2018) y World Way Joy (2019).

Su colección de colaboraciones con artistas de renombre, la participación en los principales festivales como cabezas de cartel, las giras mundiales de sus discos -en las que, como detalle excéntrico, lanzan billetes con cañones de confeti– y los premios que han ido recogiendo (Grammy, Billboard Music Awards o MTV Awards) les han servido de impulso para ir escalando posiciones en la lista de DJ con más ingresos hasta ocupar el primer puesto.

Pero su negocio no se reduce exclusivamente a los platos. De hecho, han expandido su imperio con la empresa Kick the Habit Productions, gracias a la cual van a desarrollar y producir cine, televisión y proyectos digitales. «La época de ser solo un músico ha terminado. Estamos entusiasmados con participar en esta aventura para seleccionar, producir y crear proyectos interesantes -aseguran Pall y Taggart-. Esto es una forma de cerrar la brecha existente entre nuestra visión artística, el mercado del entretenimiento y nuestros fans».

Además, con la ayuda de Adam Alpert tienen previsto lanzar el año que viene la plataforma de venta de entradas YellowHeart. Esta iniciativa, que cuenta con el respaldo principal del músico Josh Katz, permitirá a los propios artistas comercializar y vender directamente a sus seguidores los tickets utilizando la tecnología Blockchain. The Chainsmokers quieren imponer su propio ritmo en la industria en la que se mueven, pero saben que siempre les quedará la música.


2021… Se queda en Las Vegas. 

The Chainsmokers han prologando hasta finales de 2021 el contrato con XS Nightclub de Las Vegas, donde son DJ residentes desde 2017.

46 millones de patrimonio

46 millones de dólares es lo que han ganado The Chainsmokers en el último año, lo que les convierte en los DJ más ricos del momento.

67º artistas más poderosos

En la lista de los artistas más poderosos en la industria del entretenimiento de Forbes han alcanzado el puesto 67º. La número uno es Taylor Swift.