La biblioteca es sinónimo de cultura y sabiduría, cuna del aprendizaje y la educación. Aparte de simbolizar una barrera contra el analfabetismo donde se almacenan cientos o miles de tesoros en forma de libros, es también un lugar de reunión social para investigar y ampliar el conocimiento. Algunas de ellas, incluso, son monumentos en sí mismas por su arquitectura, su decoración o su historia, paradas obligatorias de cualquier ruta turística. En España tenemos el ejemplo de la Real Biblioteca del Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, de estilo renacentista fundada por el rey Felipe II en 1565,  con frescos que decoran toda la sala. Una curiosidad: los ejemplares están colocados con las páginas hacia fuera. Nuestro país vecino, Portugal, destaca también por sus bellas bibliotecas, y en esta selección incluimos una.

Por Víctor Goded


Real Biblioteca del Monasterio de El Escorial (Madrid)

Real Biblioteca de Monasterio de El Escorial


Trinity College Dublin (Dublín)

Trinity College Dublin


Y para conocer la leyenda habría que visitar la Biblioteca del Trinity College en Dublín, la más grande de Irlanda y que ha acogido a escritores como Oscar Wilde, Samuel Beckett o Bram Stoker. En Stuttgart, Alemania, está la moderna Stadtbibliothek am Mailänder Platz del año 2011, que llama la atención por su forma cúbica por fuera y sus 11 plantas por dentro, dos de ellas subterráneas.


Stadtbibliothek am Mailänder Platz (Stuttgart)

Stuttgart


En Austria, concretamente en los Alpes, en la Abadía de Admont, está la biblioteca monacal más grande del mundo y, para algunos, la octava maravilla del mundo por su belleza. En la localidad portuguesa de Coímbra se encuentra una obra maestra del rococó, la Biblioteca Joanina, posiblemente la librería universitaria más lujosa del mundo. Como anécdota destaca que está construida sobre una prisión medieval, por lo que todavía da acceso a los pasillos subterráneos.


Abadía de Admond (Austria)

Abadía de Admont


Biblioteca Joanina (Coímbra)

Biblioteca Janoina


Del mismo estilo es la Biblioteca de la Abadía de San Galo, en Suiza, donde se pueden encontrar casi 2.000 manuscritos de los siglos VII al XV. Con levantar la vista se pueden observar los frescos del pintor Joseph Wannenmacher. Y si se va a Praga hay que conocer, con guía, la Biblioteca Nacional Clementinum, con sus techos engalanados con frescos relacionados con temas de ciencia y artes, sus suelos engalanados con el mejor muestrario de globos terráqueos y sus estanterías tapizadas con más de seis millones de libros.


Biblioteca de la Abadía de San Galo (Suiza)

Biblioteca de la Abadía de San Galo


Biblioteca Nacional Clementinum (Praga)

Biblioteca NacionalClementinum