Da estatus, liquidez y protege el capital de cualquier inflación. Hablamos del Arte. Te desvelamos todos los trucos para hacerte rico invirtiendo en lienzos. Una inversión al alza y con menos riesgos que otros mercados.

Por SILVIA CALVO

El arte es una moneda de cambio globalizada, un lenguaje universal y el activo a largo plazo más fácil de disfrutar. Además, el sector crece desde el año 2000 a un ritmo anual del 13%, según el banco estadounidense Citi.

Marchantes, galerías y subastas son conceptos que pueden resultar abrumadores si no se tienen unas nociones básicas de cómo comenzar en este bello, aunque competitivo, universo paralelo.

Da Vinci, Picasso y Kooning son los autores de algunas de las obras más caras del mundo y sus producciones orbitan al rededor de magnates financieros y familias reales sin límite de presupuesto.

Sin embargo, no hace falta ser un Medici para considerarse mecenas, ni adquirir una composición de Basquiat para hacerse rico. Pequeños pasos pero bien medidos, pueden resultar muy efectivos.

Ya sea para tu disfrute personal, como estrategia para mejorar la imagen de una empresa o para diversificar el riesgo de tus inversiones, comprar arte es siempre una buena idea.

Y para hacerte rico, las 8 reglas de oro que siguen expertos y coleccionistas:

1. Encuentra un estilo que te guste

Puede ser un movimiento, una disciplina o una técnica determinada, pero asegúrate de que lo que adquieres te gusta. Si hay una conexión entre la obra y el comprador será más fácil disfrutar de ella y seguir coleccionando en la misma dirección.

La ventaja de la escultura y la pintura como activos refugio es que mientras protegen el capital pueden ser disfrutados y, ¿por qué no aprovecharse de ello?

2. Compra lo mejor dentro de tu presupuesto

No se trata de comenzar pujando por el autorretrato de Francis Bacon, sino de saber qué es lo que puedes gastar y cómo maximizarlo. Si te estás iniciando, ten en cuenta que (20.000€) en una galería de renombre, como Richard Green, es un gran comienzo. Y por supuesto, calidad antes que cantidad.

3. Déjate aconsejar por expertos

Vendehumos y falsificaciones son el pan de cada día en este sector, si no estás seguro de una operación no la hagas. Historiadores, restauradores y marchantes de arte te pueden advertir de si el cuadro necesitará labores de restauración una vez lo adquieras o de si los materiales esculturales sobrevivirán el paso del tiempo. ¿No estás seguro de a quién acudir? Prueba con Beaumont Nathan.

4. Analiza la competencia

Al igual que en cualquier otro negocio, conocer los movimientos de galerías y coleccionistas jugará en tu favor. Para hacerse rico hay que informarse bien, gracias a ello podrás deducir qué artista se revaloriza o qué se pondrá de moda. Páginas web como artnet o artprice son muy interesantes.


Obras eróticasLas obras de arte más ‘hot’ de la historia

5. Único e irrepetible

Oliver Newton, coofundador de curated.art y comisario de arte, es partidario de adquirir composiciones que no se estén produciendo de manera contemporánea, en otras palabras, que la creación del artista haya finalizado por el motivo que sea o que este haya decidido tomar otra ruta estética. De esta manera, lo adquirido se convierte en extraordinario, si es único y te pertenece, tienes entre manos un potente monopolio

6. El Renacimiento ha muerto

Suena un tanto fuerte pero ha sucedido. El banco UBS realizó un exhaustivo estudio de la industria artística, en él se refleja que del 100% de las exposiciones mundiales un 92% están dedicadas a autores cuya actividad se enmarca desde la IGM hasta nuestros días.

Conclusión, Rafael o Miguel Angel, siempre serán genios, pero los más vendidos son Wu Guanzhong y Gerhard Richter.

La tendencia PWC (post war and contemporary) no es flor de un día y lleva instaurada desde 2014. La buenísima noticia es que las piezas de este periodo no suelen subir de los (50.00 €).

7. No solo existe Occidente

En ocasiones los compradores solo buscan referentes cercanos. Y se pierden la oportunidad de explorar nuevos horizontes. Asia sin embargo, puede llegar a ser una mina de oro, no solo para vender sino también para comprar.

Actualmente, los mayores colectores de arte son: Inglaterra, Estados unidos y China.

8. Haz los deberes antes de comprar

Siempre que alguien pregunta a Uli Sigg, ex-embajador de Suiza en China y uno de los mayores coleccionistas de la actualidad¿cómo hacerse rico? Él dice: hacer los deberes antes de comprar.

Según el diplomático, desde que una obra sale al mercado hasta que encuentra dueño, el tiempo que transcurre es muy limitado. Para decidir rápido si comprar o no, tienes que haberte leído e informado de todo lo que rodea a su autor y cómo está cotizando este en el mercado.

— MÁS ARTE EN CÓDIGO ÚNICO…