60 años de la Revolución Cubana

El 1 de enero de 1959, el dictador Batista huyó de Cuba ante el avance de los guerrilleros. La revolución había ganado y Fidel Castro se asentaría como el Comandante de la isla caribeña…

Por RODRIGO PADILLA

Sus rostros reflejaban la tensión del momento. La expectación no se debía a las doce campanadas que estaban a punto de sonar para celebrar la entrada del nuevo año, sino a la anunciada llegada del presidente, Fulgencio Batista.

Él personalmente los había invitado a aquella extraña fiesta en la base militar de Campo Columbia. Batista llegó pasada la medianoche y charló animadamente con los presentes antes de abandonar el salón.

Acto seguido, uno de sus hombres de confianza, lista en mano, empezó a llamar al grupo de los elegidos. Los gestos de alivio de unos contrastaban con el disgusto y la preocupación de otros.

Finalmente, varias docenas de personas se subieron a los cinco aviones que aguardaban con los motores en marcha. El dictador y su camarilla huyeron de la isla con premeditación, nocturnidad y muchos cientos de millones de dólares en las maletas.

Apenas unas horas más tarde, la columna del Che Guevara entraba en La Habana, mientras que Fidel Castro marchaba hacia Santiago de Cuba. Multitudes se echaron a la calle para celebrar el final de la dictadura y aclamar a esos ‘barbudos’ que llevaban tres años combatiendo a las fuerzas de Batista, ganando terreno y apoyo popular palmo a palmo. La Revolución Cubana acababa de comenzar.

Duros comienzos

Lo que comenzó como una aventura un tanto descabellada –la partida desde su exilio en México de Fidel Castro y 80 hombres escasamente armados a bordo del yate Granma, el catastrófico desembarco en la isla, la llegada de los apenas 20 supervivientes a Sierra Maestra y el inicio de las actividades guerrilleras–, se fue convirtiendo en un movimiento cada vez más fuerte contra la corrupta y violenta dictadura de Batista, en el poder desde su golpe de Estado de 1952.

A pesar de la dureza de la represión y de contar con el respaldo de la oligarquía cubana y del Gobierno de los Estados Unidos, el régimen no pudo evitar el avance de una guerrilla marxista cada vez más numerosa y organizada, que fue extendiendo sus actividades desde las montañas a las zonas más pobladas. El desenlace era cuestión de tiempo.

Cuando, en su discurso de la victoria, Fidel Castro dijo: «La revolución empieza ahora, la revolución no será una tarea fácil, la revolución será una empresa dura y llena de peligros», probablemente no intuía los vaivenes que tendría que afrontar Cuba en las décadas siguientes, atrapada en el huracán de la Guerra Fría y sacudida por la caída del bloque comunista

Pero, lo que seguro que Fidel no imaginaba es que, seis décadas después, millones de turistas llegarían desde todos los rincones del mundo para disfrutar de los rincones y las playas, del legado histórico y del admirable pueblo cubano… Así es Cuba.


Hace 60 años…

A las 2:30 del 1 de enero de 1959, cinco aviones despegaron de Campo Columbia. A bordo iban Fulgencio Batista, su familia y varias docenas de correligionarios. Los aviones aterrizaron en República Dominicana, donde los acogió el dictador Rafael Trujillo. El castrismo y sus ‘barbudos’ habían acabado con su dictadura. Era el triunfo de la Revolución Cubana.

Fidel Castro (1926-2016)

50 años de la Revolución Cubana 1

Hijo de gallego, estudió Derecho y participó en política desde joven. Convencido de que solo la revolución acabaría con Batista, organizó y lideró el movimiento guerrillero.

Fulgencio Batista (1901-1973)

50 años de la Revolución Cubana 2

Como militar, protagonizó el golpe de Estado de 1952 y encabezó una dictadura represiva y corrupta. Tras el triunfo de la revolución, vivió exiliado en España hasta su muerte.