Por LAURA CASO

Cayetana Guillén Cuervo le ha sacado partido a la cuarentena. Además de estrenar la esperadísima cuarta temporada de El Ministerio del Tiempo, en la que recupera su queridísimo personaje, Irene Larra, se ha convertido en embajadora e impulsora de Go Spain, un proyecto que quiere que la nueva normalidad se reconstruya teniendo en cuenta el importante papel de la cultura y de sus creadores. Una iniciativa multiplataforma (debates, documental…) con financiación pública y privada en la que participan personalidades de la cultura como el chef Jesús Sánchez, Nieves Álvarez o Andrés Velencoso. “Durante el confinamiento, ¿qué hubiera sido de los seres humanos sin poder acceder a la literatura, a la ficción, a la pintura o a la música?”, explica la intérprete y productora.

¿Crees que después de este papel fundamental durante el confinamiento la cultura va a recuperar ese papel central que lleva tanto tiempo reclamando?

Yo espero que esta situación haya llevado a la reflexión a los ciudadanos sobre el papel fundamental y prioritario de la cultura en nuestras vidas. Y también que las instituciones hayan reflexionado sobre ello. Me da la sensación de que sí. Por primera vez, el mundo entero ha sabido lo que es convivir con una incertidumbre absoluta en lo que se refiere a tu futuro, que es con la que convivimos constantemente los que nos dedicamos al arte de una u otra manera.

Algunos nos hemos (re)enganchado a la lectura, otros han empezado a hacer pan, yoga, pintar mandalas… ¿A qué te has ‘enganchado’ tú en esta cuarentena?

Me he enganchado a estar con mi hijo y con mi marido de una manera serena, sin horarios, compartiendo cenas, comidas, películas y charlas, que normalmente con el ritmo que llevamos es difícil. También a cocinar, que me gusta mucho y me hace desconectar, mis clases de yoga, los paseos con el perro donde valorábamos mucho más el contacto con la calle y el oxígeno.


Entrevista Josie

Josie: “La elegancia no ha muerto, pero en 2020 cotiza a la baja”

 

Entre videollamadas, directos de Instagram, los que se han animado con Tik Tok… ¿cómo te has llevado con las redes sociales y lo virtual durante el confinamiento?

He estado muy activa con las redes sociales. Me parece una manera maravillosa de seguir en contacto con el público. La gente que nos dedicamos a la cultura necesitamos al público, a los espectadores, y ellos a nosotros para seguir una relación que nos alimenta mutuamente. Me gusta mucho el formato de los directos en Instagram. Es un formato en el que soy yo misma completamente, en absoluta libertad. Es como más conecto con el público.

¿Cómo te sientes ante la perspectiva de que esta manera de relacionarnos haya llegado para quedarse, al menos durante un tiempo?

A mí me gusta la perspectiva. La vamos a combinar con la relación presencial, pero realmente está muy bien no tener que salir siempre de casa para todo, cogiendo el coche, perdiendo el tiempo… Vamos a ahorrar tiempo y ese tiempo que se va a ahorrar se va a poder dedicar a la familia, a cumplir tus sueños y a cuidarte a ti mismo. En el confinamiento lo que creaba angustia era la falta de libertad, pero si podemos elegir no hay angustia.

¿Qué aprendizajes podemos sacar de toda esta situación que nos está tocando vivir?

Lo mejor de estas cosas es que ordenas las prioridades y frenas la tendencia de ir siempre corriendo aunque no haga falta correr. Y, sobre todo, el tiempo que hemos pasado en familia. Yo nunca había parado de trabajar y he podido estar con mi familia y disfrutar de ese tiempo. Deberíamos sacar como conclusión que toda la violencia que estamos viendo salir de la convivencia de los partidos políticos es la peor enseñanza que se está llevando el ciudadano.

¿Cómo ha sido la vuelta de El Ministerio del Tiempo, tan esperada pero en un momento tan raro?

La vuelta a casa de El Ministerio de Tiempo ha sido por todo lo alto. Es la mejor temporada. Ha barrido en el universo transmedia, en la audiencia social. Se han convertido en trending topic cosas como Las Meninas, Velázquez, Clara Campoamor o Lorca. Es una maravilla absoluta que vuelve a poner de relieve la cultura y lo que significa para el ciudadano y su vida espiritual e intelectual. La cultura es el impulso para cumplir los sueños, es el oxígeno de un país y El Ministerio del Tiempo también.


Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de El Ministerio del Tiempo (@elministeriodeltiempo) el

¿Cómo valoras el haber podido encontrarte con Irene Larra en tu carrera? Es uno de esos casos en los que uno no se puede imaginar el personaje interpretado por otra persona…

Irene Larra es de las cosas más maravillosas que me han pasado en la vida. Siento que he podido ir madurando con ella e ir dándole profundidad al personaje. En la cuarta temporada está en su mejor momento. Amo a Irene Larra, amo lo que Irene Larra me ha dado y me alegro mucho de haber sabido construir un personaje que el colectivo LGTB tiene como un referente. Los cayetaners es lo mejor que me ha pasado en la vida por lo que significan, así que estoy muy agradecida.

Además de seguir apoyando Go Spain! y El Ministerio del Tiempo, ¿qué proyectos te ilusionan ahora mismo?

Estoy ilusionada con El Ministerio del Tiempo, con Go, Spain!, con Atención Obras (la emisión con Hugo Silva, los jueves a las 20h en la 2 de TVE), con Versión Española que vuelve en septiembre. También retomo Puertas Abiertas, el espectáculo que iba a estrenar el 15 de abril y que se reubica para el Teatro Español para el 31 de marzo de 2021. Antes haremos una gira y será una maravilla poder mostrar este precioso espectáculo a los espectadores. Además, el 10 de julio estreno en cines ‘La maldición del guapo’, con el director Beda Docampo y los protagonistas Gonzalo de Castro, Juan Grandinetti y Malena Alterio.