La nueva era del transporte: Palibex

Con unas inmejorables condiciones para sus empleados y con sus camiones como escaparates de arte urbano, la empresa de logística Palibex está reinventando el sector.

Por  ELENA CASTELLÓ.  Fotografías:  LUCAS ABREU 

Cambiando las reglas del juego

Jaime Colsa empezó a trabajar entre camiones cuando aún estudiaba secundaria. Lo hacía para sacarse un dinero. Con el tiempo, estudió ingeniería industrial y márketing y comenzó su vida profesional en una empresa de transporte, de donde saltó a varias multinacionales más del sector, tanto en España como en Alemania, Francia, Italia o Inglaterra. Hasta que en 2012 decidió poner en marcha su propio proyecto, Palibex, la primera empresa española de transporte de mercancía «paletizada», es decir, dispuesta en palés.


«Mi objetivo es que Palibex sea la mejor empresa de transporte española»


Y los resultados lo avalan: en 2017 Palibex facturó 38 millones de euros con un crecimiento anual del 22% y Financial Times la ha incluido entre las mil empresas que más rápido han crecido en los últimos cinco años en Europa y la que más deprisa lo ha hecho en su sector.

Y lo ha hecho trasladando el modelo de la paquetería al sector del transporte industrial: además de los servicios de 24 o 48 horas, Palibex tiene un servicio de entrega a la mañana siguiente antes de las 10 horas. Es el más exigente del mercado.

La empresa funciona como una red de franquicias. «Ponemos de acuerdo a muchas empresas de transporte regionales para dar cobertura nacional –explica Jaime–. Y eso les permite a ellas también competir con las grandes multinacionales. La logística es sencilla y es conocida, lo que hemos cambiado es el formato y la dimensión del vehículo». En total, Palibex mueve más de 3.000 palés al día para 15.000 clientes, en 70 delegaciones, en las que trabajan más de 650 personas. Su flota es de algo más de 500 camiones.

Hoy por hoy es la compañía de transporte industrial más rápida de España. Y la única del sector cuya sede, situada en el polígono industrial de Villaverde, en el sur de Madrid, está intervenida en su fachada con una gigantesca pieza del artista urbano Felipe Pantone. Y tanto las paredes como sus camiones están pintados por artistas urbanos de referencia internacional como Okuda, Rosh334, Suso 33 o Antonyo Maresh. Es arte urbano en movimiento.

En busca de la felicidad

Su idea de sacar el arte a la calle es solo una parte del estilo rompedor de Colsa, que se ha propuesto romper con el modelo laboral habitual. «Nuestro foco son las personas, más allá del cliente o del accionista –explica–. Tenemos un compromiso con su bienestar». La relación con los trabajadores es, desde luego, muy diferente a lo habitual: todos sus empleados directos (53 en este momento) son fijos y disponen de un plan que se llama Palibex sonríe que reúne todas las medidas para hacer posible que trabajen y disfruten al mismo tiempo. Disponen de nutricionista, masajista, gimnasio o salas de descanso, formación y ocio donde es posible dormir la siesta, y que bien podrían encontrarse en una start-up de Silicon Valley. Todos los trabajadores tienen la opción de elegir su horario; nadie trabaja más de ocho horas y no hay horas extras.


«Pagamos bien y eso es básico para poder competir y lograr el bienestar de nuestros empleados»


Además, se puede realizar teletrabajo si las tareas lo permiten; existe una total igualdad de oportunidades, independientemente del sexo, pero también de la edad; y todos los empleados tienen el mismo seguro médico, tanto los ejecutivos como los que trabajan en el almacén. «Y, por encima de todo, pagamos bien –añade Colsa–. Creo que esa es la clave de la innovación, de la competitividad y del bienestar». Los sueldos de Palibex, efectivamente, están un 30 por ciento por encima de lo que fija el convenio del sector y Jaime todavía quiere llegar a pagarles más. «Me gustaría poder ayudar a que las cosas cambien», dice Jaime Colsa. En su empresa, desde luego, ese cambio es palpable.

Más en Código Único

Lista Forbes 2018: los 10 multimillonarios más ricos del mundo

Alexis Ohanian, el millonario fundador de Reddit que aspira a la casa blanca

Alessandro Benetton, el heredero que abandonó el imperio