Bauhaus, 100 años de vanguardia alemana

La Escuela de la Bauhaus ha dejado una huella imborrable en los diseños de edificios, obras de arte y muebles de Alemania, aún habiendo estado activa durante 14 años.

Por SERGIO MUÑOZ

Alemania acababa de perder la Primera Guerra Mundial y las elites intelectuales pensaron que era necesario un proceso de regeneración profunda para sacar al país del bache.

Alentado por las ideas de cambio, el arquitecto Walter Gropius fundó en 1919 la Escuela de la Bauhaus, la institución más influyente en el diseño del siglo XX. Bajo la idea de que «la forma sigue a la función», la Bauhaus –que significa «casa de la construcción»– rechazaba cualquier tipo de decoración superflua y abogaba por la funcionalidad, creando sociedades más civilizadas.

En la práctica, estas ideas dieron a luz edificios, objetos y obras de arte de estética industrial, en los que reinaban el acero, el cemento, el cristal, las superficies de color y las líneas rectas.

Bajo el foco de la Bauhaus, nombres como Wassily Kandinsky, Paul Klee o Mies Van der Rohe –todos ellos vinculados a la Escuela– crearon edificios, obras de arte, muebles, objetos de decoración, juguetes, tipografías o vestuario para obras teatrales. Todo un universo estético cuya influencia llega hasta hoy.

Durante este 2019, con motivo del centenario de su fundación, Alemania va a sufrir una verdadera fiebre de la Bauhaus. Hay programado un sinfín de exposiciones, conferencias, conciertos, talleres o representaciones de artes escénicas.


Bauhaus week

Las celebraciones por el centenario de la Escuela de la Bauhaus vienen con un programa amplísimo debajo del brazo, tanto en Weimar, Dessau y Berlín como en otros lugares del mundo –no hay que olvidar que la Ciudad Blanca de Tel Aviv, en Israel, es Patrimonio de la Humanidad desde 2003 por tener la mayor concentración de edificios de la Bauhaus del mundo–. Pero la culminación del centenario tendrá lugar entre el 31 de agosto y el 8 de septiembre: la Bauhaus Week. Con la Noche de los Museos como pistoletazo de salida, Berlín acoge una semana entera de arte, danza, proyecciones de películas, exposiciones…


Pero si quieres sumergirte en una completa ‘experiencia Bauhaus’, no está de mas visitar las tres ciudades que fueron sede de la escuela: Weimar, Dessau y Berlín. En ellas perviven algunas de las obras de la institución.

Weimar fue el primer hogar de la Bauhaus. En 1919, Walter Gropius unificó la Academia de Bellas Artes y la Escuela de Artes y Oficios, creando la primera escuela de diseño del mundo. La nueva institución pasó a llamarse Staatliche Bauhaus y se instaló en un edificio construido unos años antes por Henry van de Velde.

La Bauhaus-Universität sigue en funcionamiento. Junto a la moderna biblioteca se alza una gigantesca silla de madera, obra del escultor Hermann Bigelmayr, que es uno de los elementos más reconocibles del actual campus.

En 1925, la Escuela se trasladó a Dessau. El propio Gropius se encargó de diseñar el edificio que acogería la institución y las residencias particulares de los profesores.

En 1928, Gropius se desvinculó de la Bauhaus y le sucedieron en la dirección del centro Hannes Meyer y Ludwig Mies van der Rohe, el último arquitecto de la Bauhaus. En 1932, la Escuela se trasladó a Berlín, pero serían sus últimos coletazos: en 1933, el partido nazi, recién llegado al poder, decidió cerrarla. Su obra pasó a ser «arte degenerado» y muchos de los intelectuales vinculados a la Bauhaus se exiliaron a Estados Unidos.

En la capital podemos rastrear las huellas de la Bauhaus. El emblemático edificio Berolinahaus, en Alexanderplatz, es un proyecto construido entre 1929 y 1932 por Peter Behrens. Aunque este arquitecto no perteneció a la Escuela, su estilo moderno fue precursor de la Bauhaus e influyó en Gropius y Mies van der Rohe.

Pero el sancta sanctorum de la Escuela en Berlín son los Archivos de la Bauhaus/Museo del Diseño. Contienen la mayor colección de piezas y documentos de la Escuela en el mundo.

El edificio original, inaugurado en 1979, es un diseño de Gropius. Sin embargo, coincidiendo con el centenario de la Bauhaus, se está acometiendo una ampliación firmada por el arquitecto berlinés Volker Staab. Su inauguración está prevista para 2022. La Bauhaus solo «vivió» 14 años, pero su estela continúa en el futuro.