Bad Gyal, como la conoce todo el mundo, es el nombre de guerra de Alba Farelo, una joven que nació en Villasar de Mar (Barcelona) en 1997. La cantante, con tan solo 22 años, ha llegado al mundo de la música urbana (dancehall, trap, reguetón) para revolucionarlo por completo. Y así lo demuestra con todo lo que hace y con todo lo que podemos escuchar y ver de ella en Instagram, con casi medio millón de seguidores. Quizá esto te recuerde a otra mujer, Rosalía, que ha hecho historia en las nominaciones de los Grammy. La generación Z llega pegando fuerte.

La artista estudió Diseño de Moda en la Universidad de Barcelona mientras trabajaba… Y al mismo tiempo daba sus primeros pasos en el mundo de la música. Estos inicios fueron, como en el caso de tantos nuevos talentos, muy ‘do it yourself’. A falta de un productor, hacía sus propias canciones en casa. Poco a poco consiguió hacerse un hueco hasta que pudo dejar su trabajo para empezar a dedicarse de pleno a su carrera en la industria musical.

Bad Gyal: Sus inicios

2016 es el año clave en la vida de Bad Gyal, el año en que empezó a despuntar como artista. La cantante estrenó su primer single llamado «Bandulés» con el grupo catalán P.A.W.N Gang y, a partir de ahí, comenzaron los éxitos. Entre ellos, su versión de la canción de Rihanna «Work», que tiene 2.8 millones de visualizaciones en Youtube.

En este año lanza también su primera mixtapeSlow Wine, en la que encontramos dos de sus grandes hits, «Fiebre», aún hoy uno de sus temas más emblemáticos y populares, y «Mercadona». El éxito de este primer trabajo le reportó el reconocimiento nacional e internacional, con actuaciones en ciudades de Europa como Praga, Copenhague, Zurich, Roma o Londres, entre otras.

La portada de Slow Wine

12 cosas de Rosalía que deberías saber

Durante 2017 alarga el impacto de sus primeros éxitos y espera a 2018 para sacar a la luz su segunda mixtape, Worldwide Angel. En ella, destacan colaboraciones con El Guincho (habitual también de Rosalía) y temas muy conocidos como «Internationally» con Jam City y Dubbel Dutch. Esta fue la producción en la que Bad Gyal consolidó su estilo y empezó a ser conocida como la «reina del dancehall». 

 


 

Bad Gyal con un conjunto de lencería de Victoria's Secret

Galería: Las 10 fotos más sexys de Bad Gyal en Instagram

 


 

Bad Gyal: el futuro

El nivel de popularidad y reconocimiento internacional que había vivido la artista hasta ahora se ha disparado en 2019. De hecho, sus tres últimos singles, «Santa María» (con Busy Signal), «Hookah» y «Alocao» (con Omar Montes) son hits internacionales que han formado parte de todas las listas de éxitos.

Bad Gyal en uno de sus conciertos

Foto: Instagram @akabadgyal


«En mi música no hay ejecutivos metiendo el hocico»


Su triunfo viene también de la mano de una particular manera de trabajar, y es que Bad Gyal ha dicho en más de una ocasión que en su música underground «no hay ejecutivos metiendo el hocico» y que siempre va a imponer su visión, a pesar de que existan productores y multinacionales detrás. Y los hay. En mayo, fichó por dos filiales independientes de Universal Music: Interscope, casa que lleva a artistas como Lady Gaga o Lana del Rey, para el mercado anglosajón y Afterluv, que la representa en América Latina junto a nombres como Karol G. Ella nunca dejará de hacer lo que le gusta, incluso llegó a declarar a EFE que «no descarta seguir haciendo “twerking” a los 60 años».

Bad Gyal ha hecho de sí misma un fenómeno mundial, y más allá de ser la reina del dancehall, a esta artista no la podemos encasillar… Su música mezcla los géneros y tiende a la fusión, de ahí que hablemos de ella también cuando tratamos el trap y el reguetón.