La venta de juguetes sexuales ha vivido un crecimiento exponencial durante la cuarentena impuesta a causa del coronavirus. Igual que durante los primeros días la población arrasó en los supermercados con productos de primera necesidad para luego pasar a las harinas y levaduras del pan y los bizcochos caseros o el vino y los vermús del aperitivo por videollamada, tras una primera semana sin ventas, la curva de pedidos de juguetes eróticos a domicilio se ha ido multiplicando semana tras semana.

Así lo aseguran los datos que proporcionan informes de LELO, uno de los fabricantes más populares de juguetes para adultos, o los obtenidos por amantis.net, una tienda online de artículos sexuales. Además, 4 de cada 10 compradores han adquirido un dispositivo por primera vez. De estos ‘neófitos’, casi el 70% han sido hombres, tradicionalmente un público más reticente a los accesorios para el placer.


Estrés y deseo sexual

Si el estrés ha acabado con tu deseo sexual, sigue estos consejos para reactivarlo


 

«Actualmente, nos mantenemos en un incremento del 33% respecto al mismo periodo del año anterior, pero durante algunas semanas hemos experimentado picos mayores», explicaban representantes de LELO en una nota de prensa en la que afirmaban que habían vivido días en marzo y abril en los que las ventas aumentaron hasta un 72%. Según la compañía, Madrid, Barcelona y Valencia han sido los lugares donde ha habido más demanda. ¿El top ventas? Sí, seguramente lo has adivinado: el succionador de clítoris Sona 2 Cruise.

«A partir de la segunda semana, las ventas online empezaron a animarse y llegaron a aumentar un 50% respecto al mismo periodo del año anterior», explica Marta Molas, la responsable de comunicación de la tienda erótica, en un comunicado. Los primeros siete días de confinamiento las compras se paralizaron, pero ha sido a partir del mes de encierro cuando el crecimiento al 200%.