Lo habrás notado: en estos días de reclusión forzosa por el coronavirus estás más disperso, tu capacidad de concentración ha bajado hasta niveles ínfimos y basta el revoloteo de una mosca para que te distraigas. Si es tu caso, te damos unas pautas que funcionan para mejorar la concentración y que enfoques tu atención a lo realmente importante.

Si estás leyendo este post durante el estado de alarma es porque algo en él te ha llamado la atención: su titular, su composición, sus colores, la imagen… Tu cerebro ha decidido focalizarse en él de manera selectiva, filtrándolo y eligiéndolo entre el resto de las informaciones a tu disposición. Eso es la atención, un proceso mediante el cual el cerebro desplaza las señales desde la corteza óptica hacia la zona prefrontal, responsable de la atención e imprescindible para el aprendizaje, la memoria y para mantenernos enfocados en el trabajo que tenemos que hacer.

La otra cara de la moneda es la desatención, esa capacidad tan humana de distraernos, de dejar volar la mente a otra parte y olvidarnos de lo que hasta hace un momento captaba nuestro interés.

Hay dos tipos de atención: la selectiva y la creativa. La primera es el radar que todos tenemos en el cerebro funcionando a todas horas y que, por ejemplo, nos hace saltar hacia atrás de manera inconsciente cuando un coche se nos acerca a toda velocidad.

Pero a la vez, el cerebro vaga libre y, en ocasiones, nos hace distraernos convirtiendo en objetos de deseo algunos estímulos del exterior o del interior. Y esa función, aunque molesta a veces, también es crucial para el desarrollo de la creatividad.

¿Pero qué hacer cuando el cerebro se disipa e impide que te concentres en una tarea? Aquí van una serie de trucos de la neurociencia que te pueden ayudar a reenfocarte y mejorar la concentración:

  • PRACTICA MINDFULNESS. Pon la atención en un solo foco y observa el contenido de la mente sin juicios. Nos detenemos a contemplar qué sucede aquí y ahora.
  • COLOREA MANDALAS. Esos dibujos circulares asiáticos, ideales para colorear, favorecen la concentración y la relajación.
  • DALE UNA OPORTUNIDAD A LOS PASATIEMPOS. Juegos como buscar las diferencias o las sopas de letras ayudan a ejercitar la atención y mejorar la concentración de forma entretenida.
  • EVITA LA MULTITAREA. Practica una sola actividad cada vez y procura concluirla. Saltar de una tarea a otra o practicar varias actividades a la vez debilita la capacidad de concentración.
  • CÉNTRATE EN EL PODER DEL AHORA. Hazte una pregunta, ¿qué estoy haciendo ahora?, y dirige tu atención solo a esa actividad.
También te puede interesar…

Coranavirus y sexo seguro: esto es lo que tienes que saber.

Que el teletrabajo no te enferme: 9 ejercicios sencillos contra el sedentarismo

Diez ideas para mantener una actitud positiva durante la cuarentena