Según los datos que manejamos ahora mismo (a día 19 de marzo) y que proporciona el Ministerio de Sanidad, España registra 767 muertos con coronavirus tras sumar 169 en las últimas 24 horas. Además, los contagios se elevan a 17.147, con una subida de 3.431 casos en un día. 1.107 personas más han sido dadas de alta en distintos hospitales. El estado de alarma es una realidad y los contagios no hacen más que aumentar. El estrés está afectando a nuestra salud sexual, física y psicológica.

Resulta muy importante conocer cuáles son los síntomas del coronavirus y saber diferenciarlos de otras enfermedades como la gripe o un simple resfriado. De la misma manera, hay que tomar todas las medidas y precauciones necesarias para evitar contagiarse o contagiar a los demás. Incluso ahora que estamos en casa, si se da la circunstancia de haber estado en contacto previamente con una persona infectada.

Una de las dudas que más están surgiendo es si el coronavirus se puede transmitir a través de relaciones sexuales. Para resolver esta cuestión, acudimos a la Organización Mundial de la Salud y a su explicación sobre los contagios. Estos nos dicen que: «una persona puede contraer la COVID-19 por contacto con otra que esté infectada por el virus» y por lo tanto «la enfermedad puede propagarse de persona a persona pero solamente cuando una persona infectada tose o exhale gotículas». Estas gotas caen sobre los objetos y superficies que rodean a la persona y si otras personas tocan esos objetos o superficies y se tocan los ojos, la nariz o la boca, se pueden contagiar.

Entonces, ¿puedo contagiarme manteniendo relaciones?

Para responder bien a esta cuestión, Joyclub, una comunidad basada en la sexualidad liberal, ha preparado una guía con la información completa. Ha sido la doctora Carla Pohlink quién ha dejado claro cómo puede afectar el coronavirus a las relaciones sexuales. En primer lugar, hay que tener en cuenta que todas las recomendaciones en torno a este tema afectan únicamente a aquellas personas que estén contagiadas o puedan estarlo. El resto de personas sanas y en aislamiento no tienen por qué tomar precauciones extra, más allá de las que se han de tomar siempre. La doctora ha analizado las situaciones sexuales más comunes y aporta los consejos para saber cómo practicarlas de forma segura:

  •  Los besos: La saliva es el primer vector de contagio y hay que evitarla en caso de sospecha de ser portador o infectado. Los besos se convierten por tanto en una vía de contagio. En caso de creer estar contagiados habría que renunciar a esta práctica. 
  • Sexo anal: Ante esta situación, el sexo anal es una de las prácticas más seguras dado que el virus no se encuentra en la secreción de la glándula parauretral (aunque sí en las heces). Esta podría ser una práctica alternativa, siempre usando preservativo y con las medidas de higiene pertinentes. 
  • Sexo oral: En el caso del sexo oral sí que es una práctica de riesgo, puesto que implica una gran utilización de saliva. Esta sería otra de las prácticas que tendrían que evitarse en caso de riesgo de contagio.

Ahora que sabemos cuáles son las prácticas de riesgo, también es importante conocer los elementos seguros: el sudor, el esperma o los dedos limpios no son vectores de contagio. Estos son recursos para mantener una vida sexual segura durante el aislamiento. También cabe hablar de sexo online o de sexting. Internet está consiguiendo que nos sintamos menos aislados durante la cuarentena, también en el ámbito sexual.