Tranquilidad, vegetación, aguas turquesas y arena blanca. Cala Saona concentra toda la belleza de las Islas Baleares.

Por CÓDIGO ÚNICO

Es una de las playas más bellas del mundo, y no solo por sus aguas cristalinas, sino también por el paraje natural que la acontece.

Enmarcada en la costa de Punta Pedrera, con vistas a la vecina isla de Ibiza, tiene un entorno soberbio, rodeado de un mar de pinos que conduce hasta los acantilados de Punta Rasa. Y, al atardecer guarda una sorpresa más: la mejor puesta de sol de Formentera.

Un lugar paradisíaco en medio de las Islas Baleares que es idóneo para desconectar de la rutina. Esta cala promete ser la mejor estampa del verano, un sueño hecho realidad para los amantes de la naturaleza.

MÁS VIAJES EN CÓDIGO ÚNICO…