Cristiano y otros futbolistas con el peinado de moda: el moño

David Beckham fue el primero. Como en casi todo. El primero en atreverse a llevar sobre su cabeza, en un campo de fútbol, un moño, el famoso ‘man bun’. De eso hace más de 15 años. Después de él, muchos otros han seguido la tendencia. Y este 2020 está viviendo la explosión del moño guerrero, que se ha convertido en el  peinado de moda: primero en los campos de fútbol y luego, como viene siendo habitual por una simple cuestión de mimetismo con los ídolos del balón, en el resto del planeta.

Después de crestas, mechones y muchos colores, el moño guerrero propio de los samuráis ha reaparecido. Y con fuerza. El último en ponerlo de moda ha sido el exmadridista Cristiano Ronaldo, que atesora en el garaje de su casa en Turín algunos de los coches más impresionantes del mundo.  Pero hay una larga lista de futbolistas que se han apuntado a la tendencia capital de la temporada: el guardameta del Besiktas Loris Karius, el incombustible sueco Zlatan Ibrahimovic, el ‘expreso de Cardiff’ Gareth Bale, el central holandés del Liverpool Virgil Van Dijk… Hasta el portero del Manchester United, el madrileño David de Gea, tuvo su ‘momento moño’ a finales de 2017, un peinado que desapareció en cuanto Twitter y la despiadada prensa deportiva inglesa calificaron como «trágico» su estilismo capilar.

A diferencia de los cortes de pelo degradados –estos fueron los 8 mejores cortes de pelo en 2019– (entre los que hay desde obras de arte a verdaderos crímenes estéticos), para conseguir un bueno moño no hace falta visitar día sí día también al peluquero ni un secado laborioso ni una melena muy peinada. Basta con una goma de pelo y unos simples pasos.

¿Y cuáles son los que más se llevan? En este momento hay tres tendencias

SEMIMOÑO. Basta recoger la parte superior del pelo y dejar suelta el resto de la melena. Para realizarlo separa el pelo de arriba con las manos (hasta la altura de las orejas) y por detrás dale una vuelta cuidadosamente o haz un moño despeinado que debes sujetar con una goma del mismo color que tu pelo. Con este moño podrás seguir la tendencia y, al memo tiempo, mantener el look de pelo largo.

ESTILO SLEEK. Es el más refinado, elegante y sofisticado. Y quizá el más sencillo. Basta con peinar el pelo hacia atrás mientras lo trabajas con gomina y atarlo a la altura de la nuca, que es donde mejor queda. Es clásico pero, con un buen traje, queda increíblemente moderno.

MOÑO ALTO. Es el estilo más top y más casual, pues sujeta el pelo, sin apretarlo, en lo alto de la cabeza. La clave del estilo más imitado del peinado de moda es llevarlo ligeramente deshecho y que el moño tenga un poco de volumen para ayudar a que permanezca en su sitio durante más tiempo. Para conseguirlo, reparte un poco de espuma sobre el pelo húmedo o polvo voluminizador sobre el pelo seco antes de hacer el moño.

Y si el peinado de moda, el moño, no te convence, siempre puedes recurrir a estos cortes de pelo, peinados que nunca pasan ni pasarán de moda.