LAURA CASO

¿Cómo será este verano 2020, el verano de la crisis del coronavirus? ¿Podremos ir a la playa, a la piscina, tomarnos una cerveza en las terrazas, viajar a otros países o explorar los pueblos más bellos de España? Pocas son las certezas que tenemos hasta ahora, en la primera quincena de abril. Todo parece indicar que la cuarentena se extenderá hasta mediados de mayo, y que el regreso a la ‘normalidad’ solo ocurrirá cuando se desarrolle una vacuna, algo que los expertos estiman puede extenderse hasta 18 meses desde que se empezó a trabajar en ellas. Aunque lo principal, ahora y siempre, es minimizar el número de casos y salvar todas las vidas posibles, empezamos a preguntarnos el qué vendrá después.

¿Podremos irnos de viaje este verano?

«Recomiendo esperar antes de hacer planes. Nadie puede hacer ahora pronósticos fiables para julio y agosto», explicaba la presidenta  de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, en una entrevista para el diario alemán Bild. Países como Alemania, por ejemplo, impondrán una cuarentena obligatoria a quienes entren en el país, sean o no alemanes. Otros muchos han cerrado sus fronteras o vetado a ciudadanos españoles el acceso, y nadie se atreve a prever hasta cuándo se mantendrán estas medidas. Este año, nuestra lista de destinos a lugares increíbles tendrá que esperar.

¿Estará permitido veranear en las playas españolas?

Reyes Maroto, Ministra de Industria, Comercio y Turismo, explicaba en una entrevista concedida a El País que el sector turístico español, uno de los motores principales de la economía nacional, será el último en superar este revés económico. Según algunas estimaciones desde el propio sector, se calculan pérdidas de hasta 170 millones de euros, así como un gran número de empleos.


Playas Cádiz

Las 10 mejores playas de España


 

Sin embargo, Maroto no descartaba que este verano 2020 podamos disfrutar de las playas españolas, aunque sí advertía que el distanciamiento social y algunas de las prácticas de protección que llevamos a cabo ahora seguirán siendo necesarias en julio y agosto.

¿Y qué hay de las piscinas, las fiestas populares, las terrazas…?

En este caso, el proceso de Italia puede darnos algunas pistas. Mientras que una portavoz del departamento de Cultura y Turismo aseguraba en La Republicca que este año los italianos tendrían playa, científicos del país se mostraban escépticos, incluso alarmados: «Este virus tiene una capacidad de contagio excepcional. Incluso cuando haya cero casos y cero muertes habrá que estar alerta», avisaba el neumólogo Mario Schiavina, según recogía el diario El Correo.

Por su parte, el virólogo Luis Enjuanes, director del laboratorio de Coronavirus del Centro Nacional de Biotecnología, muestra un optimismo mucho mayor al de Shiavina: «Nos tenemos que guiar por la historia de la medicina, de la virología», aseguraba al diario Ideal. Enjuanes confía en que en julio la transmisión del virus disminuya sensiblemente, aunque todavía no hay evidencias científicas de que vaya a ser así.

«Debemos olvidarnos de las grandes concentraciones, como acontecimientos deportivos, mitines políticos o conciertos», opinaba Pere Godoy, presidente de la Sociedad Española de Epidemiología (SEE) en declaraciones para RTVE. Hasta que no exista una vacuna para este virus, que ha llegado al mundo para quedarse, la ‘normalidad’ será menos normal de lo que recordamos.