Las enfermedades nos afectan a todos por igual. Los contagios de Tom Hanks y su esposa, Idris Elba, o la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, dan cuenta de ello. De hecho, muchas series de Netflix y otras plataformas se han suspendido por la pandemia. El coronavirus no distingue de clases, aunque el poder adquisitivo puede cambiar las situaciones que viven aquellos que más dinero poseen. Como en el caso de Bella Hadid que lucía el cubrebocas Airinum, que tiene un precio de 69 a 99 dólares. También hemos visto que una farmacia venerable en Greenwhich Village en Nueva York vendía, a altos precios, mascarillas que podían filtrar los virus. Llevan semanas agotadas, pero la mayoría de las celebrities han subido fotos a Instagram luciéndolas. Por este y otros comportamientos muchos famosos han creado polémica con su actitud ante la cuarentena por la pandemia. Así vemos que las fronteras sociales están ahí y resultan muy visibles en situaciones de crisis, aunque en esta, parece que el coronavirus también afectará a la industria del lujo

Bella Hadid

Otra medida que podemos ver que están adoptando los famosos es la de utilizar única y exclusivamente sus aviones privados para viajar. Si bien es cierto que tienen que respetar las restricciones que han establecido las autoridades con respecto a los viajes, para aquellos lugares a los que está permitido volar utilizan aviones privados. Si ya veíamos que las Kardashian utilizaban frecuentemente sus jets privados, ahora no volverán a poner un pie en un avión de vuelo comercial.

Kim
De la misma forma ha llegado a darse lo que conocemos como «salud de lujo». Muchos de los ricos han optado por pagar grandes cifras para recibir consultas médicas exclusivas. La diferencia es muy evidente entre una sanidad pública saturada y las citas médicas privadas. Un proveedor neoyorquino, Sollis Health, ofrece membresías familiares por casi 8000 dólares al año, con centros de urgencias en el Upper East Side de Manhattan.

Otra medida mucho más barata, pero muy vista entre los ricos tiene que ver con los geles de lujo para desinfectarse. Muchos famosos han optado por utilizar geles antibacteriales de marcas de lujo, caso de Byredo que vende esta fórmula para las manos con aromas florales de pera y bergamota a un precio de 35 dólares. El precio de un gel cualquiera de un supermercado es de 3 dólares aproximadamente. 

Marvin Liao, ex socio de la empresa de capital de riesgo 500 Startups, se ha abastecido de todo: Alimentos enlatados, agua, desinfectante para manos y papel higiénico en previsión de un brote. Incluso, se ha hecho con un purificador de aire de alta gama llamado que cuesta 799 dólares.

No queda aquí el asunto sino que muchos están pensando en construir un búnker de lujo. De hecho, aunque no conocemos nombres en concreto, sabemos que hay famosos pensando en crear habitaciones de aislamiento médico que dispongan de todo. Con sistema de ventilación incluido. 

También hay que tener en cuenta que muchos otros famosos están contribuyendo para poder frenar la situación, caso de Chiara Ferragni, la influencer de moda más importante en Instagram, junto con su marido Fedez. Ambos han puesto en marcha una campaña de donaciones a través de la cual han conseguido, hasta el momento, tres millones de dólares que invertirán para reforzar la unidad de cuidados intensivos del hospital San Raffaele de Milán.

Chiara