Mide 7,6 metros de esquina a esquina, se escamotea en el suelo y es ideal para colocarlo en una terraza o junto a una piscina. Se llama C Seed 301 y es el televisor más grande del mundo. ¿Su precio? Enorme. A juego con su tamaño…

Por Ainhoa Pastor

En 2009, Alexander Swatek, Jakob Okgaard y Jorn Sterup, tres ingenieros austriacos tuvieron un sueño: crear la televisión más grande del mundo y también la mejor. Para eso dejaron Bang & Olufseen y crearon su propia compañía: C SEED Entertainment Systems, que elabora productos que combinan un diseño minimalista y artesano con con una tecnología electrónica de lujo para que sus televisores sean el colmo del lujo, la elegancia y el entretenimeinto.

El último modelo de esta empresa con sede en Viena (Austria) se llama C Seed 301 y es el televisor 4K más grande del mundo. Mide 7,6 metros de esquina a esquina y no está pensado para colgarse en la pared, como el 292in de Samsung (algo más pequeño que este), presentado en la última feria Consumer Electronics Show: se trata de un televisor de exterior ideado para colocarse en una terraza o junto a la piscina que, cundo no está en uso se pliega de forma automática.

Pese a ser un modelo de exterior, no se trata de una smartTV de rebajas ni de una pantalla como las que se colocan en los estadios, que generalmente tienen un paso de píxeles de 4 centímetros lo que significa que cada píxel individual está a 4 cm de los píxeles adyacentes vecinos). El C Seed 301 es una pantalla que reúne cuatro millones de led, lo que da como resultado una imagen en resolución 4K que se puede ver incluso cuando el sol incide directamente en ella.C Seed 301, el televisor más grande del mundo 1

Cuando no se usa, el televisor y su pie se pliegan de forma automática y se oculta en un búnker de hormigón construido a 7,5 metros bajo tierra.

La compañía austriaca ya tiene pedidos para instalar los primeros C Seed 301 en Medio Oriente, Australia y Los Ángeles, donde acaba de abrir una tienda en Beverly Hills.

El precio de el C Seed 301, que tiene el honor de ser el televisor más grande del mundo, ronda 1,4 millones de euros. Y por 22.000 euros adicionales (una minucia comparados con el precio del televisor) se pueden instalar unos altavoces externos específicamente diseñados para el televisor, con sonido envolvente para exteriores, que también se escamotean bajo tierra cuando no están en uso.