El 70% de relaciones sexuales con estrés son poco o nada satisfactorias*. Y esta cuarentena por el coronavirus nos está creando una tensión que se está alargando en el tiempo, con las consecuencias para la salud mental y la salud física que ello conlleva. Pero también para nuestro deseo sexual. ¿Por qué ocurre? ¿Cómo podemos reactivar la pasión? Centrarnos en rebajar la ansiedad con un estilo de vida saludable y explorar nuevos territorios o valernos de herramientas como los juguetes sexuales son vías claras para atajar la situación.

Entre todos los memes que circulan en redes sociales, hay muchos que bromean con todo el sexo que se va a practicar aprovechando el confinamiento. Sin embargo, la realidad puede ser muy diferente. La ansiedad por el coronavirus y sus consecuencias para nuestros seres queridos y para nosotros, la incertidumbre sobre la situación laboral y económica y el sedentarismo y el encierro pueden llevarnos a presentar cuadros de estrés que conlleven una bajada de la libido, problemas de erección y eyaculación y ausencia de lubricación.

¿Cómo solucionar la falta de deseo sexual por estrés?

En primer lugar, hay que identificar el problema. El estrés se manifiesta con muchos síntomas, tanto físicos como emocionales: tensión muscular, dolor de cabeza, problemas intestinales, bruxismo… Y, además, irritabilidad o propensión al llanto, problemas de concentración, impaciencia, cambios de humor… Si todo esto te suena, es el momento de tomar cartas en el asunto. Y si crees que esto le está ocurriendo a tu pareja, también.

Planificar el tiempo con sentido común es vital. ¿Y cómo lo hacemos? Pensando cuánto tenemos que dedicarle a las obligaciones (ya sea teletrabajo, trabajo doméstico, cuidado de niños o personas al cargo), cuánto nos vamos a reservar para nosotros mismos -esto es vital- y cuánto pasaremos en pareja, plenamente entregados el uno al otro. En esto último, tenemos que tener en cuenta que no todo el sexo ha de acabar en penetración: las caricias, los besos, la masturbación (todo eso que se considera calentamiento o foreplay) es sexo por pleno derecho.

Aquí, los juguetes sexuales pueden ser un aliado maravilloso. Los succionadores de clítoris han sido los grandes protagonistas de los últimos meses, y ahora uno ha ido más allá: cuanto más cerca estás de conseguir el orgasmo, más potencia aplica. Se trata del Sona 2 Cruise (antes 139 euros, ahora 118, 15 euros y envío a casa gratis, como todos los dispositivos de LELO), un masajeador de clítoris ‘inteligente’ que, cuanto más lo presionas contra el cuerpo, más potencia aplica para acompasarse al ritmo del clímax.

Este succionador de clítoris puede ser utilizado en solitario, en pareja y estimula todo tipo de genitales, como asegura la periodista especializada en sexualidad Noemí Casquet.

En las relaciones íntimas entre hombres y mujeres, algunos ven en juguetes sexuales como el succionador de clítoris un ‘sustituto’, a veces hasta un ‘enemigo’. Sin embargo, puede utilizarse perfectamente en pareja, para aumentar el placer y probar otras posturas que rompan la rutina.

Succionador de clítoris Sona 2 de LELO

Estar en casa con tu pareja 24 horas puede ser una oportunidad si lo enfocas de manera positiva. Por ejemplo, para probar juguetes sexuales en pareja como masajeadores (que pueden utilizarse en soledad) con control remoto para usar a distancia o durante la penetración (LELO tiene varias opciones en este ámbito, como el IDA o el TIANI en todas sus versiones). Otras opciones son los huevos o esferas (por ejemplo, el LYLA 2 o el  vibradores HULA Beads) con control remoto, que ofrecen un juego sexual perfecto para reactivar las ganas.

Juguete sexual para parejas IDA de LELO

Juguetes sexuales para hombres

Aunque tradicionalmente los juguetes sexuales se han hecho fuertes en la oferta para mujeres, cada vez más hombres incorporan masturbadores masculinos para aumentar su placer y explorar nuevas prácticas que les permitan conocer mejor su cuerpo.

Las alternativas son muchas: desde anillos vibradores (el TOR 2 es todo un superventas, con un diseño adaptable y una vibración silenciosa) hasta vibradores anales que estimulan el punto G (y que lo hacen con control remoto, para concentrarse solo en las sensaciones o usarlo con otra persona, como HUGO -antes 199 euros, ahora 169,15 euros).

Muy interesante es uno de los últimos objetos de placer lanzado por LELO, el primero que incorpora SDK (Software Development Kit, o kit de desarrollo de software), que permite adaptar las vibraciones y sensaciones al gusto a través de una aplicación: el F1s Developers Kit (antes 189 euros, ahora 169 euros).

Masturbador masculino F1 Developers Kit de LELO


 

*Según hallazgos de un estudio del Centro Nascia de 2018 sobre una muestra de 1000 personas.