Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa)

Ni volar lejos ni reservar muchos días en el calendario. La mayoría de las veces, para disfrutar de la calma y la belleza de los mejores parajes naturales, no hace falta nada de eso. Una excursión o un fin de semana te pueden servir para disfrutar de la montaña, del senderismo, de los espacios infinitos… En Euskadi, sin ir más lejos.

Por CARLOS LISBONA

1. San Juan de Gaztelugatxe (Vizcaya)

241 escalones separan el Cantábrico de la cima del islote de San Juan de Gaztelugatxe, un lugar único con más de diez siglos de historia y leyendas. En su punto más alto, a los pies de la ermita dedicada a Juan Bautista, se puede disfrutar de una de las mejores vistas de la costa de Vizcaya, donde conviven rocosos acantilados y cuevas con abruptas playas. Una visita obligada a poco más de 30 kilómetros de Bilbao.

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa)

2. Ruta del Flysch (Guipúzcoa)

Los 13 kilómetros que separan Mutriku de Zumaia cuentan con un paisaje insólito compuesto por acantilados de flysch. A través de estas formaciones geológicas se pueden recorrer hasta 60 millones de años de historia de nuestro planeta y disfrutar de su singular belleza.

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa) 1

3. Salto del Nervión (Álava)

En el límite entre las provincias de Burgos y Álava surge la mayor cascada de toda la península ibérica, con 222 metros de altura. Esta caída de agua se produce por el cruce de tres arroyos que originan el río Nervión gracias al deshielo. Así es como surge el principal río del País Vasco, que se ha convertido en una arteria fundamental para la ciudad de Bilbao.

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa) 2

4. Bosque de Oma (Vizcaya)

A cinco minutos de Guernica está el ‘bosque encantado’ pintado por Agustín Ibarrola, que dibujó figuras geométricas en 47 troncos que, al observarlas desde un punto concreto, forman una sorprendente imagen conjunta. Una obra de arte en la naturaleza.

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa) 3

5. Jaizquíbel (Guipúzcoa)

Además de ser el primer encuentro directo entre el Cantábrico y los Pirineos, el monte Jaizquíbel es un puzle de formaciones geológicas de múltiples formas y colores. Incluso el escritor francés Victor Hugo paseó por sus cumbres y areniscas doradas.

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa) 4

6. La arboleda (Vizcaya): restos de un pasado minero

Los tres lagos de este parque son, en realidad, unas antiguas minas de hierro que, tras quedar abandonadas, acabaron inundadas por las aguas subterráneas. El agua, el bosque y la gran variedad de aves que habitan el lugar forman un espacio natural único.

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa) 5

7. Parque Natural Aiako-Harria (Guipúzcoa)

Bosques, valles y laderas forman este parque natural cercano a Rentería e Irún que, además de su interés biológico, destaca por su valor histórico: en el bosque de Oianleku se localizan varios cromlech, círculos de piedra sagrados de la época de hierro en los que se han hallado una gran cantidad de objetos prehistóricos.

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa) 6

8. Urdaibai (Vizcaya)

La desembocadura del río Oka ofrece un increíble paraje natural considerado Reserva de la Biosfera. Sus marismas, que cambian de aspecto dependiendo de la marea y del momento del día, su variada vegetación y el ambiente pesquero de pueblos como Mundaka o Pedernales colocan a esta zona como un lugar privilegiado.

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa) 7

9. Parque Natural de Aralar (Guipúzcoa)

Es el rincón perfecto para el senderismo por sus kilométricos prados, sus bosques y sus espectaculares vistas desde lo alto de sus montañas y colinas. La humedad de la costa del Cantábrico y su situación geográfica provocan que el color verde predomine durante todo el año. Para conocer de cerca sus escondites se recomiendan las rutas con bicicleta, a pie o las excursiones guiadas a caballo..

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa) 8

10. Parque Natural de Gorbeia (Álava-Vizcaya)

Este espacio natural a caballo entre Álava y Vizcaya es el más grande de los parques naturales de Euskadi, con una superficie superior a los 20.000 kilómetros cuadrados conformados alrededor de su cima más alta: el monte Gorbeia, de 1.482 metros. Junto al Parque Natural de Urkiola, forma una unidad medioambiental de gran importancia, con importantes bosques caducifolios de haya y los robledales.

El monte Gorbeia es el protagonista indudable de este precioso parque natural. La cumbre de esta montaña está coronada por una cruz de 17 metros de altura que se instaló a principios del siglo XX y que vino a sustituir a una previa de 22 metros que, a su vez, cogía el testigo de la primera que se instaló en el lugar y que llegaba a los 33,33 metros de altura. Todo un símbolo para los vascos.

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa) 9

Bonus track. Otzarreta (Vizcaya)

En el Parque Natural de Gorbeia se esconde este peculiar hayedo, cuyas ramas crecen de forma vertical, hacia el cielo. El contraste entre el gris de sus troncos y el naranja y el verde de sus hojas fundiéndose con la niebla es su principal atractivo.

Los 10 tesoros naturales de Euskadi (y una sorpresa) 10