Estos son los dos hoteles más lujosos de Marrakech

Te contamos cómo son los dos hoteles más lujosos de Marrakech (aunque no se encuentran entre los hoteles más caros del mundo) y están a solo un paso de la Medina.

Situado junto a la imponente mezquita de la Kutubia, el barrio de Hivernage es un oasis de modernidad y lujo a solo unos pasos de la concurrida y laberíntica Medina de Marrakech. El contraste entre la Plaza de Jamaa el Fna, que hierve de actividad a solo unos metros de distancia, y esta zona residencial atrae a sibaritas en busca de restaurantes a la última, boutiques internacionales y hoteles paradisíacos. En un extremo de Hivernage se alzan dos de los establecimientos más espectaculares de la ciudad: Royal Mansour y La Mamounia. En ellos, el concepto de lujo alcanza un nivel solo al alcance de unos pocos.

Royal Mansour nace del sueño de un monarca. Literalmente. Fue el rey Mohamed VI, actual jefe de Estado de Marruecos, quien ordenó construir el hotel para alojar a sus huéspedes y a los mandatarios extranjeros. El complejo, de cinco hectáreas, está formado por 53 riads de ensueño y jardines dignos del Edén. El monarca no ha escatimado ni un céntimo en la calidad de los materiales y la exclusividad de los servicios. Por algo está considerado uno de los mejores hoteles del mundo. Y este 2020 está de aniversario porque se cumplen diez años de su apertura.

Por su parte, la Mamounia abrió sus puertas en 1923, pero su historia se remonta al siglo XVII: en sus jardines se encontraba el palacio del príncipe Mamoun, uno de los cuatro hijos del rey Sidi Mohamed Ben Abdallah. Convertido en uno de los hoteles más lujosos de Marruecos, sus habitaciones y riads sirvieron de refugio al mismísimo Winston Churchill. El primer ministro británico pasaba las horas en sus balcones, pintando la ciudad y la cordillera del Atlas. «Es el lugar más maravilloso del mundo», llegó a decir.

Royal Mansour

El hotel, propiedad de Mohamed VI, cuenta no solo con unas instalaciones dignas de Las mil y una noches, sino con servicios exclusivos como recogida en el aeropuerto en un Bentley Mulsanne. Los 500 empleados del hotel se mueven por una red de pasillos subterráneos para que la privacidad de los huéspedes sea total.

La Mamounia

En sus habitaciones se alojan estrellas de Hollywood. De hecho, La Mamounia ha servido de escenario para películas míticas como El hombre que sabía demasiado, de Hitchcock. Sus 135 impresionantes habitaciones, 71 suites (entre ellas, seis excepcionales) y tres riads se desperdigan por un jardín maravilloso de 8 hectáreas donde los huéspedes se sienten como verdaderos reyes. El 25 de mayo cerrará tres meses sus puertas para una completa renovación.