Amazon nunca dejará de sorprendernos… Y así lo evidencia con su nueva incorporación a la plataforma: Amazon Dating. Jeff Bezos y los suyos cada día dominan más el mundo con su negocio. Su ambición no tiene límites y ahora han decidido llevar hasta el límite la demostración de que ligar hoy en día tiene mucho de acto tecnológico. El uso de las apps para ligar está totalmente generalizado: Caso de Tinder para los más jóvenes o Meetic para un público ya más adulto.

El 14 de febrero puede dar mucho dolor de cabeza a aquellos que desearían tener una cita especial y por eso, Amazon Dating llega ahora que San Valentín se acerca. Esta versión «dating» de la plataforma es una página web con la apariencia típica que posee Amazon, pero con una novedad muy grande: Los productos que se ponen a la venta online son potenciales parejas, de diferentes edades, diferentes precios y diferentes características.

Cada producto es una persona con unas particularidades, unos gustos… Igual que en Tinder descartamos a todos aquellos con los que creemos que no haríamos match, en Amazon Dating solo habría que ir buscando la persona que encaje más con nosotros para añadirla al carrito. Incluso, se les puede calificar con estrellas y algunos son «best sellers». Está claro que podemos jugar a buscar el que más llame nuestra atención y crear una larga lista de deseos, pero, al final, ni Amy, ni Will, ni Phoebe ni ninguna de las personas que se han prestado para salir en la web, se pueden comprar.

Amazon Dating

La broma tiene nombre y apellidos: Ani Acopian, directora creativa y artista conceptual; Suzy Shinn, compositora y productora y Morgan Gruer, director creativo de un sello discográfico en Estados Unidos. Todos ellos ayudados por la empresa Thinko, especializada en construir tecnología para productos artísticos como esta parodia. Lo más sorprendente de todo es que en en realidad esta creación nada tiene que ver con Amazon oficialmente. Sin embargo, el equipo ha sido capaz de crear una web idéntica y así, han conseguido «engañar» a unos cuantos usuarios. ¿Realmente habría gente dispuesta a pagar por una cita en San Valentín?

Lo que sí sabemos es que a la web no le falta detalle. Incluye muchas ofertas del día y distintos apartados: El primero llamado «Tu última relación»: Al pinchar, te lleva al videoclip de Britney Spears de «Toxic». También existe un apartado titulado «¿No encuentras lo que estabas buscando?», y sorprendentemente el sitio web te redirige a otro servidor: Netflix, como invitando al usuario a pasar San Valentín en soledad viendo series. Lo siguiente en el menú es la opción de «Ayuda»: En este caso te redirige a un «WikiHow» donde se explica cómo desabrochar un sujetador. Y otro apartado es el «Legal»: En este punto lo que se abre es un acuerdo de no ghosting, es decir, un contrato entre las dos partes para que ninguno caiga en esta práctica que lleva a ignorar y a desaparecer de la faz de la tierra.

Sin duda, el equipo creativo ha pensando en todo. La plataforma está recibiendo una buena acogida en las redes sociales y ya abundan las bromas. Era más que evidente que la web no nos iba a llevar a comprar nuestra cita para el 14 de febrero, pero al menos, el proyecto se ha convertido en una buena iniciativa para tomarse con sentido del humor los problemas amorosos.