Las consecuencias del coronavirus empiezan a multiplicarse… Esta pandemia mundial afecta a todo el conjunto de la sociedad y primero, supone el consiguiente confinamiento en casa. Además, el gobierno de España decretó el cierre de todos aquellos comercios y establecimientos que no cubriesen las necesidades básicas actuales (básicamente, supermercados y farmacias). El objetivo primordial es frenar el virus, pero también preocupan las grandes consecuencias económicas.

El coronavirus tendrá consecuencias en las empresas de todo el mundo (ya hemos visto, por ejemplo, todas las series suspendidas por la enfermedad en plataformas como Netflix, HBO o Amazon Prime Video). La industria del lujo no es una excepción. El gasto durante el periodo vacacional y un turismo boyante son claves para los bienes de lujo. En esto tiene un papel muy importante el consumo chino

Los analistas de RBC (Royal Bank of Canada) calculan que una caída del 10% en el consumo de China en el primer semestre del año supondrá una reducción del 2% en los ingresos de las empresas de lujo y del 4% en sus beneficios anuales. China es el principal consumidor y, a su vez, uno de los grandes productores. En consecuencia, no solo se ve afectada la venta, sino el propio stock para el resto de los consumidores europeos.
Louis VuittonEl grupo francés de marcas de lujo LVMH (de las más vendidas en el mundo) ha decidido poner sus fábricas al servicio de la emergencia sanitaria. Van a dedicar sus plantas de perfumes y cosméticos para la fabricación de geles para desinfección de manos que posteriormente, donarán a hospitales. Todo un gesto que busca contribuir a frenar el avance del coronavirus. LVMH agregó que esa iniciativa se mantendrá el tiempo que resulte necesario, siempre en coordinación con las autoridades sanitarias.

DiverXo

No solo se ve afectada la moda de lujo, sino también los espacios de alta cocina. Estos establecimientos también caen ante los cierres temporales. Por lo general, la alta cocina tiene una vida menor a lo largo del año que el resto de la restauración. Normalmente, este tipo de locales descansan entre diciembre y marzo. Sin embargo, ya antes de que se hubiese decretado el Estado de Alarma, restaurantes con estrellas Michelin como El Celler de Can Roca y DiverXO habían cerrado por responsabilidad. La facturación de estos servicios comenzaba ahora, pero tendrá que esperar a que la situación se normalice…