El encierro obligatorio por el estado de alarma decretado por el coronavirus va a poner a prueba nuestro bienestar psíquico. Para mantener el ánimo alto, estos son los cinco consejos psicológicos que ofrece la psicología positiva. ¡Y funcionan!

«Estamos ante una emergencia sanitaria sin precedentes». Las palabras del presidente del Gobierno Pedro Sánchez el sábado 14 de marzo durante la declaración del estado de alarma en el que se encuentra España explican por sí solas que la situación es grave. Y mucho.

A la petición del Gobierno de no salir a la calle salvo por necesidad se unen las recomendaciones de las autoridades sanitarias ya conocidas para evitar los contagios: lavado habitual de manos, no permanecer cerca de otras personas, ventilar las casas, limpiar las superficies de contacto del hogar con una solución de agua y lejía en una proporción de 50:1… El esfuerzo debe ser de todos. Y de eso depende que los contagios disminuyan y la situación de confinamiento acabe pronto.

Pero, ¿y las medidas de higiene mental? ¿Qué consejos psicológicos hay que seguir para mantenerse en buen estado mental si la situación se alarga?

Salud, para la OMS, es «un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades». Y el bienestar psicológico, en estos tiempos de encierro forzoso, es tan importante como el físico.

Para el psicólogo y escritor estadounidense Martin Seligman, el padre de la ciencia del bienestar, cinco son los elementos del bienestar psicológico. En Código Único ya te hemos contados algunos consejos psicológicos para actuar si la crisis del coronavirus te provoca ansiedad.  Pero para no llegar a ese extremo, esos son los cinco elementos que, según la psicología positiva, se deben potenciar durante el confinamiento:

1. Refuerza las emociones positivas

Tienes que procurar favorecer las situaciones que te hacen sentir bien porque las emociones positivas te ayudan a crecer y a avanzar. La fe, la confianza, el optimismo y la esperanza abren las puertas del futuro. Un experimento que midió la longevidad de un grupo de monjas americanas con hábitos de vida similares reveló que el 90% de las religiosas más alegres vivieron más de 85 años, en contraste con el 34% del grupo menos alegre. Eso prueba que el ánimo positivo mejora la salud física.

¡Idea para el encierro! Procura intercambiar y compartir vía whatsapp o redes sociales vídeos o textos que te resulten divertidos. También puedes poner un poco más alta de lo normal una canción que te resulte especialmente agradable y, si no eres muy vergonzoso, canta y baila delante de la ventana para animar a otros a hacerlo. Una sonrisa es la mejor medicina.

2. Fortalece las relaciones

Hay que cultivar las relaciones cercanas que te nutran. En estos momentos es difícil, lo sabemos, pero ahora más que nunca hay que intentarlo porque hay pocas cosas positivas que sean solitarias y la relación con los demás es la variable más importante para medir la satisfacción vital de las personas. De hecho, está demostrado que la soledad crónica incrementa la muerte temprana en un 14%, causa hipertensión y daña tanto como el tabaco. Por contra, las relaciones positivas como confirman muchos estudios, hasta favorecen el sistema inmunológico.

¡Idea para el encierro! Levanta el teléfono y llama a amigos con los que hace mucho tiempo que no tienes relación. Evitarás la sensación de soledad (la propia y la ajena): ellos te lo agradecerás y tú te sentirás mejor contigo mismo.

3. Proponte un reto y cúmplelo

Triunfar, por pequeño que sea el logro, es una descarga de adrenalina. Basta ver la euforia del deportista que llega a la meta. Para triunfar hay que afrontar el esfuerzo y tolerar la frustración que antecede al éxito.

¡Idea para el encierro! Ponte una meta para cada día. No importa que sea pequeña o grande, pero que sea realizable. Si la cumples fortalecerá tu salud psicológica. Para hoy te proponemos una muy sencilla: prueba a no quejarte ni una sola vez. Si lo consigues, repetirás. Y otra para mañana: juega a ponerte espalda con espalda con tu pareja y a rascaros sin manos como hacen los elefantes; eso activará vuestro mecanismo de la risa y destensará el ambiente.


 

Una buena forma de favorecer el bienestar psicológico es averiguar cuáles son tus principales fortalezas. En la web de la Universidad de Pensilvania encontrarás gratis los test que te permitirán conocerlas con total facilidad.


 

4. Sigue tu intuición y haz cosas que te hagan feliz

Cuando estás absorto en una tarea que te gusta, el tiempo pasa volando. Este estado se llama fluir (flow) y es una combinación de saber hacer la tarea, el deseo de mejorarla y estar centrado en lo que haces. Y eso aporta felicidad.

¡Idea para el encierro! Saca del cajón una tarea que te gustó y que dejaste abandonada (un puzle a medio acabar, un libro que dejaste a medias, el diario que dejaste de escribir…) y ponte con ella. Continuarla y acabarla te proporcionará un instante de felicidad.

5. Dale valor a lo que haces

Realizar tareas de voluntariado aporta algo especial que te conecta con un fin más elevado: te hará sentirte parte de algo más grande y eso te ayudará a ser más fuerte y a estar más satisfecho. Y no, estar recluido, no impide ayudar.

¡Idea para el encierro! Ayuda a tus vecinos (sobre todo a los más mayores y a los que vivan solos) a sobrellevar el encierro: charla con ellos (a una distancia prudente), échales una mano con las tareas más engorrosas del hogar, hazles los recados o la compra si ellos no pueden… Tú te sentirás mejor y ellos, también.