Los 5 tranvías más famosos del mundo

Unos son supervivientes de una época extinta; otros, futuristas vehículos con ‘cero’ emisiones. En cualquier caso, el tranvía es una de las mejores formas de conocer una ciudad. Estos son los tranvías más conocidos del mundo… ¿Nos damos una vuelta?

Por SERGIO MUÑOZ

1. Berlín (Alemania)

El primer tranvía de la capital alemana, tirado por caballos, circuló ya en 1865. Hoy, con 22 líneas, la red de tranvías de Berlín es una de las más extensas del mundo y un testigo mudo del pasado dividido de la ciudad: la mayoría de las líneas surcan lo que fue Berlín Este, mientras que en el Oeste, hasta la reunificación, se desarrolló más la infraestructura de buses.

2. Lisboa (Portugal)

El sabor añejo de Lisboa se intensifica con sus tranvías. Observar cómo chirrían esos armazones vintage por  sus empinadas calles es una de las mejores postales de la capital portuguesa. De sus cinco líneas, la del número 28 es una institución: une la Plaza de Martim Moniz y Campo Ourique a través de los barrios más emblemáticos de la ciudad vieja.

3. Hong Kong (China)

Los tranvías recorren las calles de Hong Kong desde 1904, cuando el territorio era colonia británica. En 1924 decidieron añadir un segundo piso a los vehículos y este tipo de tranvía es el que ha llegado hasta la actualidad, a semejanza de los buses londinenses. Cada día, sus 30 kilómetros de red, repartidos en 6 líneas, transportan a 200.000 pasajeros.

4. Praga (República Checa)

En marcha desde 1875, la red de tranvías de la capital checa cuenta con 22 líneas diurnas y nueve nocturnas, aunque para el turista las más interesantes son dos: la número 22, que pasa por la mayoría de lugares de interés de la ciudad histórica, y la 41 (antigua 91), turística y que solo funciona los fines de semana de marzo a noviembre.

5. San Francisco (Estados Unidos)

El tranvía o cable car subiendo por las colinas de la ciudad es uno de los símbolos de San Francisco. También es el único del mundo cuyos cables van por el suelo. La red de tranvías de San Francisco tiene tres líneas, y una de las formas más divertidas de conocer la ciudad es colgarse de los reposapiés exteriores.

– Más viajes infinitos en Código Único: