Alfredo Machado Díaz se ha coronado como el Mejor Pastelero Revelación 2020. Así ha reconocido Madrid Fusión 2020 a este chef perteneciente al Grupo El Barri en Barcelona. Este premio es el resultado de la convocatoria realizada por Sibari Food Service para «reconocer y poner en valor el talento, la creatividad y el trabajo de los mejores representantes de la pastelería y la cocina dulce de nuestro país». También hemos conocido en esta edición a la cocinera revelación 2020, Camila Ferraro, la primera mujer en recibir este reconocimiento.

Han sido muchos los candidatos que han envíado sus recetas pero solo tres los premios dados. Tras este ganador, el segundo y el tercer puesto han sido para Sira Veiga (Sa Pedrera d’es Pujols, Menorca) y Marlene Hernández (100% Panadería y Pastelería, Tenerife) respectivamente.


Mejor Cocinero 2020

LEER MÁS: Y EL MEJOR COCINERO DE EUROPA DE 2020 ES…


Alfredo Machado Díaz y el Grupo El Barri de Barcelona

Alfredo Machado Díaz pertenece al Grupo El Barri de Albert Adrià. El premiado ya había recibido previamente reconocimientos: En las dos ediciones anteriores se le otorgó el premio al Pastelero Revelación en la categoría ‘Obrador’ y en otra ocasión en la categoría ‘Restaurante’. Dentro del Grupo El Barri, referente de la cocina en España, el chef se dedica a la cocina dulce del restaurante Tickets.

Alfredo Machado se formó en la Escuela Hoffmann de Barcelona y, antes de incorporarse a Tickets, trabajó en una de las mejores pastelerías de la Ciudad Condal, La Pastisseria. Entre todas las recetas que maneja este chef, el postre que presentó al concurso fue el Pastel de limón o Lemon pie, resultado del proyecto a través del cual él y su equipo están consiguiendo traer la pastelería tradicional a la actualidad y la vanguardia culinaria.

Pastel de Limón

Esta receta original del chef consiste en una base crujiente de almendra con un merengue como un malvavisco, un sorbete de piel de limón y miel de caña aromatizada con aceite de albahaca. Sin embargo, para el certamen la tartaleta era de avellana y se acompañaba de un helado también de avellana y miel de caña. Además, este es un dulce considerado saludable, como los que suele realizar, en el que se ha tratado de reducir la cantidad de azúcares y grasas de las recetas tradicionales.