Bill Gates, el segundo hombre más rico del mundo tras Jeff Bezos, y el visionario creador de la marca de automóviles eléctricos Tesla, Elon Musk, tienen muchas cosas en común. Son triunfadores, visionarios, se profesan una nada disimulada admiración mutua y ambos son seguidores de las teorías de Nick Bostrom, el filósofo sueco que advirtió sobre los peligros de la superación de la inteligencia artificial (IA) sobre la inteligencia humana.

Lo que no comparten es el vehículo que conducen. Porque pese a haber alabado el trabajo de Musk y el compromiso de Tesla por la construcción del vehículo eléctrico menos contaminante del mercado, el dueño de Microsoft ha decidido ‘ponerle los cuernos’ a la marca del surafricano. Y con el rival con el que más podía dolerle a Musk: Porsche.

Gates, en vez de optar por el Model S, el vehículo más potente de Tesla, se ha decantado por el Porsche Taycan, el primer eléctrico del fabricante de Stutgart que, en las pruebas de de velocidad en pista, ha superado las prestaciones del vehículo de Tesla.


Bill Gates: un coche de capricho por 189.528 € 1Porsche Taycan, candidato al mejor coche del año 2020 en la categoría de mejor diseño

 

El Porsche Taycan que ha adquirido Gates tiene una batería de 93.2 kWh, lo que ofrece una autonomía de 463 kilómetros. Con una potencia ‘overboost’ de 761 CV (560 kW) con la función Launch Control activada, los dos motores de Taycan Turbo S aceleran de 0 a 100 km/h en 2,8 segundos y el vehículo puede alcanzar una velocidad máxima de 260 km/h.

El nuevo coche de Bill Gates, el segundo hombre más rico del mundo según la Lista Forbes 2020, presenta un diseño deportivo y elegante. Integra tomas de aire laterales (‘air curtains’) sobre las ruedas que aportan estabilidad al automóvil, luces LED Matrix en 4 puntos que están aparentemente en suspensión, tiradores enrasados de despliegue automático, techo panorámico de vidrio perfilado y una trasera imponente con una franja continua de pilotos y el anagrama Porsche en vidrio.

El vehículo incorpora también un sistema aerodinámico adaptativo muy innovador: el spoiler trasero se despliega en tres niveles, de acuerdo con la situación de conducción: a 90 km/h, 160 km/h y 200 km/h.

El precio de este capricho de Gates, 189.528 euros.