Este 2018 se cumplirían 100 años del nacimiento de Achille Castiglioni. Al diseñador y arquitecto italiano se le tiene como uno de los máximos exponentes del ‘fatto in Italia’. Algunas de sus creaciones siguen produciéndose más de 50 años después…

Por CÓDIGO ÚNICO

Insufló arte, con ingenio e ironía, a objetos cotidianos. En 1957 dio una segunda oportunidad a un sillín de bicicleta y a un asiento de tractor y los convirtió en sorprendentes taburetes con el nombre de Mezzadro y Sella.

Licenciado en arquitectura en 1944 en el Politécnico de Milán, su ciudad natal, con el título en la mano Achille Castiglioni entró a trabajar en el taller de arquitectura y diseño que sus hermanos Livio y Pier Giacomo habían fundado en 1938.

Desde ahí, Achille y Pier Giacomo –Livio dejó el estudio en 1952– impulsaron el diseño italiano que conquistó el mundo tras la Segunda Guerra Mundial. Algunas de sus piezas son obras maestras del siglo XX.

Sus lámparas Arco (1962) y Snoopy (1967) se siguen produciendo. Este año, el milanés habría cumplido cien años –murió en 2002– y, además de los eventos que se han celebrado en Milán, la firma Flos ha reeditado dos de sus piezas icónicas: la lámpara Ventosa –un foco de quita y pon creado en 1962– y Nasa, un dispositivo con dos pequeñas bombillas que se coloca en las gafas para facilitar la lectura.