En esta casa nos gusta el vino. Tanto, que tenemos totalmente localizados los mejores vinos por menos de 5 euros o los mejores vinos por menos de 20 euros para regalar. Por eso nos gusta esta historia. Hace algo más de diez años, Carlos Andonegui puso sus conocimientos de Internet al servicio de la venta ‘online’ de vino. Así nació Vinopremier, un negocio que ya cuenta con más de 7.000 referencias y varias tiendas físicas.

Por  Elena Castelló | Fotografías:  Daniel Méndez

Carlos Andonegui tenía una idea: especializarse en la venta online. El producto, en principio, le daba lo mismo. Su primera apuesta fue la telefonía móvil –un proyecto surgido en su último año de carrera, en 2003– y poco después se pasó a los vinos. La idea le llegó por un amigo de la infancia, que buscaba digitalizar el catálogo de la empresa de vinos familiar. Así nació Vinopremier, en 2008. «Fue en una conversación en un bar tomando una cerveza, porque yo en esa época no bebía vino», recuerda Carlos divertido.

El negocio online fue creciendo y, cinco años después, se convirtió también en varias tiendas físicas, algo novedoso, porque en aquella época lo habitual era lo contrario. «Pensamos que el vino tiene una parte de experiencia muy importante, que es la cata, la degustación, y por eso organizamos muchas catas en nuestros locales para que el cliente pueda descubrir, conocer y disfrutar cada producto». Vinopremier tiene vinotecas abiertas en Madrid, La Coruña y dos en Ciudad de México, y media docena de locales más distribuidos por toda España en modelo de franquicia.

Pero, ¿cuál es su filosofía? «Todos los socios provenimos de ciudades pequeñas y nos dábamos cuenta de que en ellas no había tiendas especializadas con un gran catálogo de vinos – explica–. En este mundo hay mucho regionalismo y se suelen vender pocas denominaciones de origen, como Rueda o Ribera del Duero y Rioja, pero si quieres adquirir o degustar un vino catalán, valenciano o gallego es difícil. Nuestra idea era proporcionar una gran variedad de vinos para ese cliente que no tenía acceso a ellos de otra forma».

Vinopremier se ha especializado, además, en vinos con una buena relación calidad-precio, de bodegas pequeñas, un producto muy cuidado aunque menos conocido. «Tenemos vinos estupendos para una cena de seis euros en adelante», asegura Andonegui. Su catálogo actual comprende cerca de 7.500 referencias y la marca ofrece una atención personalizada y un asesoramiento profesional, con multitud de eventos y de catas formativas, maridajes y muchas degustaciones con bodegas. El acceso a nuevos caldos está muy cerca, puesto que cada local tiene una barra donde se despachan, por copas, una veintena de referencias (50 en el local de A Coruña). «Buscamos crear una experiencia alrededor del mundo del vino –asegura Andonegui–. El cliente se puede tomar una copa mientras da una vuelta por la tienda y elige. Eso nos permite conocer sus gustos y asesorarle mejor». Su especialidad es el producto español, pero también ofrecen vinos de Chile, Francia, Alemania o Italia. Y, por supuesto, champanes. «A los que soy un gran aficionado», añade Andonegui.

«Yo siempre digo que la gente no entiende de cervezas y, sin embargo, bebe mucha cerveza –ilustra Andonegui para explicar qué significa entender de vinos–. Con los vinos pasa lo mismo: lo importante es saber cuál te gusta y cuál no. Y es cierto que las nuevas generaciones están más predispuestas a tomar cosas nuevas. Por eso el mundo del vino también ha evolucionado, ofreciendo productos más modernos y accesibles. En España cuesta llegar al público, porque somos un país muy cervecero. Aunque por volumen de fabricación somos el primer productor de vino del mundo, estamos en el puesto 26º en cuanto a consumo».

El cliente de vinopremier.com (que cuenta en su web con más de dos millones de usuarios al año, tiene más de 180.000 seguidores en redes sociales y factura por encima del millón de euros al año ) tiene en torno a 35 años, bebe vino en casa y le gusta disfrutar de cosas diferentes en una comida con amigos. Pero, ¿cómo se convence a un cliente de que un vino vale lo que vale y merece la pena invertir en él? «A mí me gustaría hacer entender a la gente que el vino es un producto muy español, que está en nuestra cultura desde hace siglos, que nace del cuidado de la tierra y de un proceso largo de elaboración. Y pienso que no es caro; al menos, no mucho más que una cerveza y bastante menos que un destilado, porque una botella nos da para entre seis y ocho copas».

Vinopremier


La selección de Andonegui

1. Para tomar con carne

«Conviene elegir un tinto con crianza, pero es dificil, porque depende del gusto y del presupuesto. Tilenus Pago de Posada, del Bierzo, es un vino con estructura y muy elegante elaborado por Raúl Pérez, que ha sido nombrado recientemente mejor enólogo del mundo»

2. Para tomar con pescado

«Me decantaría por un vino de la zona de Ribeira Sacra o de Rías Baixas. Por ejemplo, Mar de Frades, que es un clásico, un vino muy fresco y también muy agradable de degustar».

3. Y un champán para brindar

«El método de elaboración del cava y el champán es muy parecido, lo que diferencia a uno y a otro es la tierra y el clima. Uno de mis champanes favoritos es Ayala Brut».

Vinopremier