Jeff Bezos estrenó el año como el hombre más rico del mundo según el avance de la Lista Forbes 2020. Pero también acusando a nada más y nada menos que al príncipe heredero de Arabia Saudí (sospechoso también de estar implicado en el horrible asesinato del periodista saudí del Washington Post Jamal Khashoggi en 2018) de enviarle un whatsapp con un archivo malicioso para hackearle el teléfono.

Como resultado de esta invasión de su privacidad, Bezos fue víctima de chantaje sexual por parte de la revista National Inquire, algo que el propietario de Amazon denunció a principios de 2019 y que le condujo al divorcio más caro de la historia (y a su ex mujer, MacKenzie Bezos, a ser la mujer más rica del mundo).

Bezos contrató a una empresa especializada, FTI Consulting, un estudio independiente sobre lo ocurrido que apunta al príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salmán. «Pienso que absurdo es exactamente la palabra adecuada. La idea de que el príncipe heredero pirateara el teléfono de Jeff Bezos es absolutamente estúpida». Esta ha sido la respuesta del Ministro de Exteriores, el príncipe Faisal Bin Farhan al Saud, a las acusaciones en declaraciones a la agencia Efe.

La ONU quiere indagar sobre el hackeo a Jeff Bezos y las actividades de espionaje Arabia Saudí

Los resultados del análisis de FTI Consulting han sido publicados por el diario The Guardian, y ahora la ONU exige una investigación más profunda porque cree que el hackeo de Bezos puede estar relacionado con el asesinato de Khashoggi y con un patrón de conducta de espionaje de Arabia Saudí a sujetos que consideran contrarios a sus intereses: «La información que hemos recibido sugiere la posible implicación del príncipe heredero en la vigilancia del Sr. Bezos, en un intento de influenciar, si no silenciar, la cobertura de The Washington Post respecto a Arabia Saudí. Estas acusaciones son también relevantes para la actual evaluación de las denuncias sobre la participación del príncipe heredero en el asesinato del periodista saudí de The Washington Post, Jamal Khashoggi, en 2018», han manifestado representantes de Naciones Unidas en un comunicado.

Bezos y Mohamed Bin Salmán se conocieron en torno a 2016, cuando el príncipe buscaba inversores de Sillicon Valley para hacer de la economía de su país menos dependiente del petróleo. La relación entre ambos, no obstante, se enfrió definitivamente cuando Khashoggi, empleado del diario que el fundador de Amazon también posee, fue asesinado.

MÁS SOBRE JEFF BEZOS EN CU: